Normas de convivencia para ciclistas y conductores

La relación entre conductores y ciclistas nunca ha sido demasiado buena. Sin embargo, es importante seguir ciertas normas de convivencia para poder circular ambos por carretera con más seguridad.

iStock

La bicicleta se ha convertido en los últimos años en uno de los medios de transporte más utilizados en las grandes ciudades, donde resulta cada vez más evidente la necesidad de encontrar alternativas ecológicas a los vehículos de gasolina o diésel. Sin embargo, de la misma manera que ha aumentado el uso de las bicicletas, también ha aumentado el número de accidentes y atropellos que se producen a ciclistas, debido en gran parte a la poca formación e información que poseen tanto los ciclistas como los conductores. Es por esto que para lograr una mejor convivencia en la carretera, tanto los ciclistas como los conductores deberían seguir unas normas claras para una mejor convivencia entre ambos.

Antes de nada, hay que recordar que cada municipio tiene sus propias normas de circulación, y es importante buscar la ordenanza municipal que lo regule en cada caso para saber qué puedes y qué no puedes hacer.

iStock

 

Normas para el conductor

Lo primero que hay que tener claro es que los ciclistas, junto con los peatones y los motoristas, son los usuarios más vulnerables en las carreteras, por lo que hay que tener especial cuidado con ellos. La primera norma que el conductor debe respetar es la distancia lateral que debe dejar durante un adelantamiento a un ciclista, que no debe ser en ningún caso inferior a un metro y medio. En este caso, el conductor puede rebasar la línea continua central para respetar dicha distancia –siempre y cuando las condiciones sean de seguridad–. También es necesario reducir la velocidad del vehículo en el momento de realizar el adelantamiento. De hecho, si la situación lo requiere, la velocidad deberá igualarse a la del ciclista que se pretende adelantar.

En cruces o rotondas, el  ciclista siempre tiene prioridad ante un vehículo de motor. Así pues, un pelotón o grupo de ciclistas serán un único vehículo y la prioridad depende el primero, que una vez haya entrado en la rotonda, los automóviles tendrán que ceder el paso al resto del pelotón.

Normas para el ciclista

Por su parte, los ciclistas también tienen que cumplir ciertas normas para asegurar una buena convivencia. En primer lugar, tienen permitida la circulación de dos bicicletas en paralelo, salvo en tramos sin visibilidad como curvas o cambios de rasante. En caso de que no exista carril bici o arcén señalizado, el ciclista deberá utilizar el arcén común para circular. El ciclista también tiene que vigilar que todos los componentes de su bicicleta – frenos, luces, ruedas, sillín, etc.– estén en perfectas condiciones, además de usar siempre un casco homologado, que puede salvar de tener lesiones cerebrales graves en caso de sufrir una caída.

En caso de circular de noche, deberá utilizar reflectantes o elementos de iluminación que adviertan al resto de usuarios de la vía de su presencia, y una luz frontal, incluso para circular durante el día. Además, es esencial que respete las normas de circulación, de la misma manera que si condujeran un vehículo de motor, que no circule con  auriculares o hablando por teléfono, ya que favorecen la falta de atención en la carretera, que procure vestir con colores llamativos para hacerse más visible en la carretera, y que circule siempre en el mismo sentido que el tráfico, y no al contrario.

Continúa leyendo