Mazda y la artesanía sostenible en la 'Comunidad Circular'

Mazda y su eléctrico MX-30 forman parte de la exposición Comunidad Circular, dedicada a la artesanía sostenible.

Mazda
Mazda

Hace unos días abrió sus puertas la exposición ‘Comunidad Circular’ en Dimad (Central de Diseño), situada en el Paseo de la Chopera de Madrid. Este proyecto se centra en la valentía y relevancia que tiene hoy en día la artesanía contemporánea en el camino hacia la sostenibilidad. Recuperar los trabajos manuales es esencial para reducir nuestro impacto al medio ambiente, algo que Mazda defiende desde el momento cero que arranca el desarrollo de un nuevo vehículo. Por ese motivo, encaja a la perfección la participación de la firma nipona en la exposición, con el Mazda MX-30 como uno de los protagonistas de ‘Comunidad Circular’.

La exposición se llama así por un motivo obvio, se ha organizado en círculo para que, al recorrerla, descubramos la unión entre naturaleza y la sensibilidad humana a través de materiales crudos, formas puras y atemporalidad. El MX-30 tiene una característica especial respecto al resto de las obras allí expuestas: no se ha construido de forma completamente manual. La firma de Hiroshima recurre a su tradición pero la ha adaptado a las necesidades de una producción en masa, con lo que ello comporta a la hora de implicar maquinaria. Sin embargo, la habilidad de sus maestros Takumi, que moldean sobre arcilla el diseño de sus coches, consigue que los Mazda ofrezcan un diseño fluido y emocional basado en la filosofía Kodo.

Mazda
Mazda

Artesanía de proximidad


Otro detalle singular del MX-30 es que no se produce en Madrid. El resto de obras expuestas en ‘Comunidad Circular’ se han diseñado y creado, de forma artesanal, en un radio inferior a 20 kilómetros de la capital. De esta forma, los organizadores apuestan por el artista de Madrid y reducen el impacto ecológico que supone tener que trasladar los proyectos de estos magos de la imaginación. Además, los materiales de esta colección son sostenibles y reciclables, de manera que se podrán reutilizar para seguir reduciendo el coste ambiental de esta muestra.


Para que todos los parámetros de ‘Comunidad Circular’ se cumplieran ha estado la comunidad Lo Mínimo certificando cada paso. Ellos mismos han marcado las pautas para que la huella de carbono fuera mínima, teniendo en cuenta aspectos como el sistema de construcción, el uso de materiales en crudo, la capacidad de reciclaje y la proximidad de proveedores.

Mazda
Mazda

El MX-30 como parte de la exposición

En este artículo os explicamos como el Mazda MX-30 es un vehículo que recurre a materiales reciclados como el plástico de las botellas. Por ese motivo, entre otros, Ona Carbonell ha decidido ser la imagen de este urbanita 100% eléctrico de diseño atemporal y atrevido. Sus baterías de tamaño compacto ofrecen una autonomía cercana a 200 kilómetros, suficiente para una utilización diaria de un coche que no pretende salir de las ciudades.

Durante el desarrollo del MX-30, la firma nipona tuvo en cuenta todos los aspectos del ciclo de vida del SUV. Por ejemplo, desde Mazda tienen el objetivo de reducir al máximo la energía consumida en el ensamblaje y transporte de este modelo, del mismo que el resto de los componentes. Si quieres saber cómo va este todocamino puedes leer la galería sobre nuestra toma de contacto por Madrid.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo