La tecnología que se esconde tras los DS

DS se caracterizó por su diseño visionario y la utilización de tecnología de vanguardia en sus inicios. Una filosofía que se mantiene en la nueva DS.

DS tecnología
DS

La actual DS se escindió de Citroën en 2018, momento en el que resurgió adquiriendo la filosofía que ya abanderó en 1955. El DS Tiburón no solo fue un vehículo admirado por su diseño, también presentó innovaciones tecnológicas que lo convirtieron en un modelo revolucionario. Una de esas soluciones fue la suspensión hidroneumática, un elemento que mejoraba notablemente el confort en marcha. Inspirados por este espíritu de invención, los actuales ingenieros de DS han desarrollado una serie de sistemas tecnológicos presentes en sus últimos modelos. La suspensión activa anticipa las imperfecciones de la carretera gracias a una cámara, los faros Active LED Vision adaptan el alcance en función de la situación y el DS Drive Assist constituye el primer paso hacia la conducción autónoma.

La actual gama de DS está formada por el DS3 Crossback, DS 7 Crossback y DS 9. La competición es fundamental para el desarrollo de nuevas tecnologías de la automoción. Un banco de pruebas que ahora se desarrolla en los circuitos de Fórmula E, el entorno esencial para superar el desafío de la electrificación del parque automovilístico. Un reto mundial que llega acompañado de otros como son la conducción autónoma y la conectividad. DS es consciente y mantiene frentes abiertos en todos ellos, con la incorporación de variantes E-Tense pero también la creación de programas como DS Only You.

DS luces
DS

DS Active LED Vision

La luz es un elemento primario para DS, convirtiéndose en uno de sus rasgos característicos. El sistema de luces DS Active LED no solo es bonito a la vista, con un diseño al estilo joya, también mejora notablemente la visibilidad. Durante el día, las luces diurnas verticales, con puntos en forma de perla, se asocian con los intermitentes secuenciales, dotándole de una personalidad reconocible y única. Estos módulos LED se activan al abrir el coche, ofreciendo un patrón lumínico de bienvenida.

Los grupos ópticos se adaptan, en anchura y alcance, a la situación de la carretera o del entorno (parking). Existen hasta cinco modos de alumbrado automático: Parking, Town Beam, Country Beam, Motorway Beam y Adverse Weather.

• Town Beam: al arrancar un DS 7 Crossback o DS 9, pasan 5 segundos hasta que se activa este modo. Se amplía la anchura del haz luminoso para poder detectar posibles peligros en zonas laterales.

• Country Beam: el vehículo debe superar los 50 km/h durante más de 5 segundos, instante en el que los faros se centran en lo que sucede delante. Sigue prestando atención a los bordes pero está ideado para la conducción por vías secundarias.

• Motorway Beam: si el DS supera los 110 Km/h durante más de 5 segundos se intensifica la potencia de los módulos LED. También se levantan para aumentar el alcance del alumbrado.

• Adverse Weather: en caso de activarse el limpiaparabrisas, el haz de luz se ensancha y la potencia de los LED se intensifica hacia la calzada. Este recurso mejora la visibilidad de las líneas de la carretera.

Además, los DS Active LED Vision son giratorios, como ocurría con los grupos ópticos del mítico DS Tiburón, y tienen la función High Beam. El sistema DBL (Dynamic Bending Light) permite que las luces sigan la trayectoria del coche en una curva, iluminando el paso de la trazada.

ds tecnología
ds

DS Active Scan Suspension y Drive Assist

El DS Tiburón presentado en 1955 montaba la famosa suspensión hidroneumática. Años más tarde, los ingenieros se han inspirado en esa hazaña para desarrolla la DS Active Scan Suspension. Este sistema utiliza una cámara, situada tras el parabrisas, junto a cuatro sensores de altura y tres medidores de velocidad. La cámara detecta las imperfecciones de la carretera que se encuentran cinco metros por delante del vehículo. Los sensores reciben los datos en tiempo real y se modifica el tarado de las suspensiones para superar la irregularidad.

El DS 3 Crossback también incorpora el DS  Drive Assist, únicamente disponible con el cambio automático. Este sistema de conducción autónoma de nivel 2, que requiere de la supervisión constante del conductor, es capaz de gestionar la velocidad y la posición del coche a menos de 180 km/h. Utiliza un radar, una cámara y varios sensores para mantener la trayectoria marcada por el conductor en el centro de la vía, regulando la velocidad en función del vehículo que va delante. Es un primer paso para el vehículo autónomo pero, por ahora, se recomienda su utilización en atascos o vías rápidas. Esta tecnología, dotada de inteligencia artificial, es capaz de interpretar las situaciones. Por ejemplo, si como conductor decides circular por la derecha del carril, dejando margen para las motos al lado izquierdo, los DS seguirán ese razonamiento y se mantendrán en esa posición.

Continúa leyendo