¿En qué se diferencian las gasolinas 95 y 98?

La gasolina 98 es más cara que la 95. Sin embargo, ésta no es la única diferencia que encontramos entre ambas.

iStock

En los últimos años, los porcentajes de coches nuevos matriculados con motores diésel y con motores de gasolina han dado la vuelta. Años atrás, no había duda en que el  diésel era el combustible preferido del usuario y, como consecuencia, el más demandado. En cambio, los datos muestran como en 2018 el 57,5% de las matriculaciones correspondieron a coches propulsados por gasolina, frente al 35,8% que equipaban motores diésel. Ante esta situación, es importante conocer qué tipos de gasolinas existen y cuáles son las principales diferencias entre ellas. En las siguientes líneas, te lo contamos.

Una duda fácil de resolver

Cuando vas a la gasolinera, te encuentras con gasolina 95 y 98. Lo primero que llama la atención es la diferencia de precio entre una y otra. Sin embargo, ésta no es la única que encontramos, sino que es una consecuencia más de la diferencia de octanaje. Pero, empecemos por el principio. El índice de octano señala la resistencia a la detonación del carburante cuando se comprime dentro del cilindro de un motor. Es decir, a mayor octanaje, mayor capacidad de compresión del  motor y, por tanto, mayor potencia. Así, por ejemplo, todos los motores de alta cilindrada suelen funcionar con gasolina sin plomo 98, lo que demuestra que el rendimiento del motor con gasolina 98 es mejor.

Aunque son este tipo de coches con motores de alto rendimiento los que aprovechan realmente la gasolina de 98 octanos. De hecho, la requieren para funcionar de manera correcta y extraer el máximo rendimiento. Bien es cierto que pueden funcionar con gasolina de 95, pero también es verdad que su rendimiento será algo inferior, además que el consumo será más elevado. En cambio, la mayor parte de coches convencionales recomiendan el uso de gasolina 95, ya que su composición limita las emisiones de partículas contaminantes y ayuda a reducir el consumo y a mantener limpio del motor, además de que no se notará ninguna diferencia –salvo la del precio– a nivel de prestaciones usando gasolina 98. No, tu coche no correrá más por usar la de 98, es un falso mito.

Más diferencias

El tipo de gasolina más adecuada para nosotros dependerá del vehículo que tengamos y del uso que hagamos de él. No tenemos que dejarnos llevar por aquello que nos cuentan que puede ir bien a nuestro coche, sino que lo más sensato es hacer caso del etiquetado que encontramos en la tapa del depósito de combustible. Más fácil, imposible.

La gasolina 95 es siempre más barata que la 98. Los datos oficiales de carburantes muestran que, a día de hoy, la 95 cuesta 1,303 euros/litro, mientras que la 98 cuesta 1,438 euros/litro. Además del precio, también existen diferencias en las  emisiones de cada una. El azufre, uno de los componentes más peligrosos para el medio ambiente que contiene la gasolina, es más elevado en la gasolina 95, por lo que contaminará más que la 98. Además, un menor contenido de azufre ayuda a alargar la vida del catalizador del coche, a reducir el consumo y a mejorar sus prestaciones.

Continúa leyendo