¿Cómo viajar en coche con tu mascota?

Llega el verano, las vacaciones y las escapadas de fin de semana. Viajes en coche que podremos compartir con nuestra mascota siguiendo unas pautas de seguridad y confort para nuestro compañero de vida peludo.

Perros en el coche
Pexels

Con el calor se despiertan nuestras ganas de viajar, conocer nuevos lugares y compartir momentos increíbles con los nuestros. Aquellos que tengan mascota sabrán que en este “nuestros” están tan incluidos como cualquier miembro de la familia, son parte de ella. Existen instalaciones en las que dejar a los animales a buen recaudo durante las vacaciones, pero son bastante costosos y pueden suponer un momento traumático para nuestros peludos queridos. Si te estás planteando un viaje en coche, te recomendamos que no renuncies a compartirlo con ellos, cumpliendo con algunas medidas de seguridad y siguiendo consejos muy fáciles. Tanto si el destino final es un hotel, que deberá tener política petfriendly, como si vamos con la casa a cuestas, en un camper o autocaravana, el objetivo es el mismo: seguir disfrutando con nuestro perro o gato de experiencias diferentes.

Por suerte, España es un país con un espíritu abierto hacia las mascotas, comprensivo y petfriendly. Sin embargo, lo mejor es investigar antes de lanzarnos a la carretera y llevar un plan que también los incluya a ellos, empezando por el destino y los lugares en los que dormiremos. También prepararemos nuestro coche para que los kilómetros se pasen lo más rápido posible para todos, sin poner en riesgo nuestra seguridad o la suya.

En ese sentido, la DGT lo tiene muy claro y castiga de manera contundente la no fijación de las mascotas en el coche. En caso de accidente, no solo ellos sufrirán las peores consecuencias de no ir atados, el resto tendrán un bulto de peso considerable suelto por el habitáculo con lo que ello puede acarrear. Sin hablar de las distracciones que sobrevienen cuando nuestros amigos se ponen a realizar peticiones o actos inesperados. La normativa vial sanciona esta libertad de movimientos con hasta 80 euros de multa, pero puede ser peor. Si consideran que este acto es una imprudencia o conducción temeraria se enmarca como infracción muy grave, con puntos de por medio.

perros en el coche
Commons

¿Qué tengo que llevar en el coche?

Tal como cita el artículo 18 del Reglamento General de Circulación: “El conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, que garanticen su propia seguridad, la del resto de los ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía”. Una aclaración que implica llevar las mascotas atadas o en transportín.

La opción del  transportín es fácil de utilizar con los gatos o animales más pequeños, pero suele costarnos con los perros. En este caso, existen cinturones especiales que encajan con los dispositivos de los vehículos actuales pero, en caso de impacto, no evitaremos que el tirón le haga daño e incluso sufra alguna abrasión. De ahí que optemos siempre por un arnés y no un collar, de manera que todo el torso pueda absorber cualquier golpe. La opción de viajar en el maletero es una de las preferidas por las familias y, en ese caso, deberemos contar con una red para que no pueda salir disparado hacia las plazas delanteras.

perros en el coche
commons

¿Cómo hacer su viaje más fácil?

Los perros (y otras mascotas) no entienden los viajes como nosotros, son animales de costumbres y con cierto apego ansioso. Si le cuesta subirse al coche te recomendamos ir preparándolo poco a poco, con sprays de feromonas, juegos de subir y bajar, encender el vehículo sin circular, luego movernos con él unos kilómetros… y así hasta que se acostumbre al coche o autocaravana como parte de su hogar.

Durante el trayecto es recomendable parar a menudo, a poder ser en un espacio abierto y natural para que puedan descargar energía. Tras un paseo, algunas pelotas recogidas y las necesidades hechas podremos retomar la marcha. Eso sí, no nos olvidemos de hidratarlo en todo momento y seguir las horas de comida que tiene en su día a día.

Al llegar a nuestro destino el perro, gato o hurón estará desubicado. Los olores, los ruidos y muchos otros sentidos le serán desconocidos. Lo mejor es llevarnos con nosotros juguetes, la misma comida, su camita e incluso telas (sábanas o toallas) que huelan a casa, para que sienta un impacto menor.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo