Cómo matricular un vehículo usado procedente de la UE

Viajar a otro país de la Unión Europea (UE) en busca de un coche nuevo se está convirtiendo en una práctica cada vez más común. Sin embargo, hay que tener en cuenta ciertas recomendaciones para no encontrarse con ningún problema al volver a España.

iStock

Cada vez más españoles deciden viajar hasta otros países de la Unión Europea ( UE) –Francia, Italia, Alemania…– para adquirir un coche de ocasión, debido a que la gran oferta de vehículos de algunas marcas en ciertos países hace que sea fácil encontrar coches con grandes diferencias de precio con respecto al mercado español. El ahorro económico que se consigue en este tipo de compras supera los gastos derivados del transporte y del tiempo necesario, por lo que acaba valiendo la pena. No obstante, debemos tener en cuenta que el vendedor siempre intentará sacar el máximo provecho de la operación de compra –lo que no quiere decir que vaya a engañarnos–. Por esta razón, es importante conocer qué debemos exigir, qué documentación necesitaremos y cómo deberíamos realizar el pago para no tener problemas al llegar a España y empezar a circular al volante de nuestro nuevo vehículo.

iStock

 

Primeros pasos

Una vez tengamos el vehículo delante, una de las primeras cosas que deberíamos hacer es comprobar el número de bastidor, que encontraremos en la propia carrocería del vehículo y que debe coincidir con el que aparece en la documentación del coche. Además, tenemos que comprobar, también, que el coche tenga la ITV en vigor, para no tener problemas a la hora de traer el vehículo por carretera hasta España. Otros de los documentos imprescindibles para la matriculación del coche son el permiso de circulación y la tarjeta de inspección técnica, gracias a los cuales podremos encontrar información útil como son los cambios de titularidad o los registros de posibles accidentes.

También necesitamos el certificado de conformidad (COC), que certifica que el coche está homologado en la UE. Si bien es cierto que no es un documento que el vendedor deba entregar obligatoriamente, también es verdad que es preferible hacerse con él para no tener que obtener el documento similar y, como consecuencia, asumir el gasto que éste conlleva. En caso que el coche haya sido comprado en un concesionario, se exigirá la factura de compra, donde se encuentra toda la información del coche. En cambio, en caso que se haya comprado a un particular, será necesario que formalicemos un contrato de compraventa, que deberá contener información detallada tanto del comprador como del vendedor.

Tasas e impuestos

Una vez el vehículo haya llegado a España, tendrá que pasar la inspección técnica del territorio nacional en cualquier estación, donde nos proporcionarán la ficha técnica del coche, imprescindible para la matriculación en la Jefatura de Tráfico. Entonces, habrá que abonar las tasas en la Dirección General de Tráfico ( DGT) y el Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica, además del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos, en caso de haber comprado el coche a un particular. El último paso es adquirir la placa de matrícula española, instalarla en el coche nuevo y pedir cita en la Jefatura Provincial de la DGT para pagar la tasa de matriculación. Entonces, ya solo tendremos que buscar el seguro que más nos convenga según nuestras necesidades, ¡y empezar a disfrutar de nuestro coche nuevo!

Continúa leyendo