Carreteras que generan energía, un paso más hacia el futuro

El interés creciente de la sociedad en disminuir la dependencia de los combustibles fósiles hace que busquemos alternativas a las formas tradicionales. Una de estas nuevas tecnologías son las carreteras generadoras de energía.

Nos encontramos en un momento de cambio, en el que la sociedad se está dando cuenta de la importancia de la energía sostenible para el futuro del planeta. Poco a poco, vamos entendiendo que la energía renovable, es decir, aquella que se obtiene de fuentes naturales e inagotables, es la única que nos ayudará a cuidar el medio ambiente. Por estos motivos, la idea de aprovechar el movimiento de los coches, el sol o el viento para generar energía en las carreteras va ganando cada vez más adeptos. Y es que, gracias a estos sistemas, se podrían mantener las farolas, los semáforos, las señales luminosas o los sistemas de ventilación y calefacción, especialmente en zonas aisladas de la red eléctrica.

Desarrollo e infraestructura

Es cierto que este tipo de propuestas aún se encuentran en fase de diseño o, como mucho, en fase experimental, pues se necesita un mayor desarrollo e infraestructura para su generalización. Sin embargo, también es verdad, que aquellos que apuestan por esta idea están decididos a llevarla a cabo, ya que creen firmemente que el hecho de que las  autopistas sean capaces de generar energía eléctrica marcará un antes y un después en nuestra sociedad.

Pero, ¿qué beneficios nos aportan las carreteras generadoras de energía? En primer lugar, el hecho que cada elemento disponga de su propio  generador en la autopista, y que se alimente de los vehículos al circular, elimina gran parte del coste, facilita su reparación, reduce los costes de producción, instalación y mantenimiento, y respeta el cuidado del medio ambiente. El problema de muchas de estas tecnologías son algunas barreras que todavía no han logrado eliminarse como las condiciones geográficas, la extensión de las autopistas, etc. Sin embargo, ya se están buscando soluciones que resuelvan estas problemáticas y que permitan poner en marcha estos innovadores sistemas. En definitiva, el futuro de este tipo de infraestructuras está cada vez más cerca.

Nuevas propuestas

Una de las primeras iniciativas que surgieron para generar energía a través de las carreteras se basaba en instalar rampas de energía electro-cinética, capaces de aprovechar la  energía que producen los vehículos al pasar por encima, que a su vez se transmite a un motor que produce energía suficiente para alimentar dispositivos eléctricos cercanos. En la actualidad, han surgido otras tecnologías como el bombeo piezoeléctrico, que es un tipo de generación de energía por pulsos que consiste en deformar o apretar un material piezoeléctrico determinadas veces por minuto para cargar una batería, generando más o menos energía según la fuerza que se aplique sobre el piezoeléctrico.

Otras de las tecnologías que se prueban actualmente es la instalación de catenarias en las carreteras. De esta manera, se consigue que los camiones de carga migren hacia la energía eléctrica, ya que es muy complicado cargarlos con baterías eléctricas, debido a su gran tamaño y a la carga que transportan. Suecia se convirtió, en 2016, en el primer país en crear un modelo de autopista eléctrica con catenaria. Sin embargo, tres años después, ya son muchos más los que prueban este tipo de sistemas en Europa.

Continúa leyendo