BMW R 1250 GS Adventure, la moto por excelencia

Casi cuatro décadas después nace la última versión de la mítica 'Adventure'. Tecnología, potencia y versatilidad: esta es la fórmula.


Los que somos moteros y ya peinamos alguna cana hemos tenido la suerte de vivir en directo cómo a lo largo de más de tres décadas la famosa GS se ha ido posicionando para definirse como "la moto" por excelencia.

Pero ¿cómo logró BMW posicionarse para convertirse en referencia?

Durante los años sesenta y setenta los amantes de las famosas BMW R80 y de los caminos fuera del asfalto se dedicaron a camperizar sus motos. Esta situación, no obstante, no se quedó como una anécdota, sino que llamó la atención de los ingenieros de la marca bávara.


Así, en el último tramo de los años setenta se puso a trabajar en un proyecto que buscaba la conquista de cualquier tipo de pista en un mismo vehículo. Finalmente, en 1980 nacía la primera BMW R80 GS, siglas de las palabras en alemán “todoterreno y carretera”.

Pero BMW tuvo que enfrentarse a las adversidades: en aquella época, el dominio del mercado era de los fabricantes japoneses, con modelos que nada tenían que ver con la GS. Esa es la razón de que, para la marca alemana, los años previos al lanzamiento fueron duros. Pero BMW necesitaba buscarse un hueco en el mercado, y finalmente lo logró apostando por un producto diferente.


La GS fue capaz de ofrecer altas garantías de seguridad tanto en carretera como fuera de ella. Además, también ofrecía comodidad. Casi cuatro décadas después, esta sencilla fórmula ha convertido a la GS en "la moto" de referencia para infinitas rutas.

No nos costaría mucho encontrar ejemplos de vueltas por todo el mundo a lomos de esta moto. Y el resultado de éxito no solo se quedó en el uso privado: por ejemplo, desde su lanzamiento, la GS siempre ha tenido un papel protagonista en la prueba del Dakar.

Como colofón a su éxito, en el año 1993 se escribe un capítulo capaz de poner un punto y aparte: BMW incorpora en este modelo un motor nuevo con cuatro válvulas incluyendo el modelo ABS y catalizador, entre otras novedades.

Y, por fin, llegamos al año 2002, momento en que aparece por primera vez el modelo más radical, la versión Adventure, con una cilindrada de 1.150 cc. 


Llegamos al 2019 y, para hablar de presente y motorización, debemos detenernos primero en el motor Boxer. Este motor se caracterizó por su fiabilidad y potencia, capaz de estar a la altura en cualquier destino. Como os decía anteriorment,e durante más de 25 años se ha utilizado la tecnología de cuatro válvulas combinada con tecnología de inyección electrónica de combustible y catalizador de circuito cerrado para lograr la mejor potencia, eficiencia y respeto por el medio ambiente posibles. En este lanzamiento, además, se incluye la tecnología BMW ShiftCam, añadiéndole un aumento adicional de potencia así como una reducción de  emisiones y consumo.

Con respecto a los modos de conducción de serie, el modeo incorpora el modo ASC y el asistente de arranque en pendiente. En iluminación, la BMW R1250GS Adventure incorpora de serie el faro Led. Por parte, la instrumentación se equipa con el Connected Ride de serie que se controla a través de una pantalla TFT en color de 6.5 pulgadas. La llamada de emergencia inteligente viene como opción, algo que yo, personalmente, no me olvidaría de incluir en el pedido.


Y, por si a estas alturas del artículo necesitáis una ayuda, lo que para mí es más importante de este lanzamiento es lo siguiente:

 

• Motor Boxer desarrollado con tecnología BMW ShiftCam para la variación de los tiempos de la válvula y la carrera de la válvula en la admisión

• Mayor potencia en toda la gama de regímenes del motor, consumo de combustible y niveles de emisiones optimizados, mayor suavidad de funcionamiento y refinamiento. • Más cilindrada hasta 1.254 c.c. (anteriormente: 1.170 c.c.)

• Dos modos de conducción, ASC y asistente de arranque en pendiente de serie

• Ajuste de la altura del asiento de serie

• BMW Motorrad Spezial: características de personalización como equipamiento opcional de fábrica

 

¡Y mucha envidia sana para los afortunados que la conducen!

Continúa leyendo