Así es y así funciona un híbrido enchufable

Las ventas de coches híbridos enchufables han aumentado en gran medida en los últimos tiempos. Sin embargo, podemos afirmar que siguen siendo unos grandes desconocidos para la sociedad.

iStock

No es ningún secreto que la idea de movilidad que teníamos hasta ahora está cambiando a marchas forzadas. Por este motivo, entre otros, los vehículos electrificados – eléctricoshíbridos e, incluso, de gas– están cada vez más presentes en nuestras carreteras. Sin embargo, existen grandes diferencias entre todos ellos que hay que conocer para poder elegir el indicado entre todos los tipos de electrificados que podemos encontrar en el mercado actualmente. En esta ocasión, vamos a hablar de los híbridos enchufables que, de la misma manera que los demás híbridos y a diferencia de los vehículos de gasolina, que utilizan la explosión del combustible y del aire para liberar energía, y de los eléctricos, que almacenan la energía en una batería para convertirla posteriormente en movimiento mecánico; son aquellos que combinan dos o más propulsores distintos, con el objetivo de complementarlos para lograr un funcionamiento más eficiente, y una batería capaz de mover el vehículo con la energía eléctrica.

Kia

 

¿En qué se diferencian?

No obstante, aunque ambos sistemas de propulsión sean muy similares, entre los híbridos enchufables y los demás  híbridos también encontramos alguna que otra diferencia. La principal de ellas radica en la capacidad energética de sus baterías y en la potencia de sus motores eléctricos. Es decir, los enchufables cuentan con motores más potentes, lo que se traduce en una mayor capacidad de aceleración y en la capacidad de alcanzar velocidades superiores. También poseen baterías de mayor capacidad, lo que hace que puedan recorrer muchos más kilómetros en modo eléctrico y sin contaminar. En definitiva, resultan más eficientes, no pierden potencia y consumen menos.

Así pues, el híbrido convencional se recarga con el propio motor de combustión al circular, con la energía que de otro modo se desperdiciaría. En cambio, el híbrido enchufable se recarga, como bien indica su nombre, a través de un enchufe, lo que permite reducir el consumo y las emisiones de dióxido de carbono, emitiendo de media entre un 25 y un 28% menos de  CO2 que un vehículo convencional.

Mini

 

Más ventajas que nunca

Algunas de las ventajas más destacadas de este tipo de coches tienen que ver con las restricciones de tráfico en las grandes ciudades. Los híbridos enchufables gozan de los beneficios que les otorga la etiqueta CERO, al no estar afectados por estas restricciones de los protocolos anticontaminación, por lo que pueden aparcar gratis en zonas de estacionamiento regulado y circular en cualquier circunstancia por el carril bus-VAO. Además, este tipo de vehículos están exentos de pagar el impuesto de matriculación, debido a las bajas emisiones contaminantes que emiten, además de contar con una bonificación en el impuesto de circulación, que suele rondar entre el 75 y el 80%.

Bien es cierto que la infraestructura aún resulta insuficiente, que faltan puntos de recarga y que las baterías mantienen un coste elevado. Sin embargo, también es verdad que estas cuestiones van mejorando poco a poco, animando a los conductores españoles a interesarse cada vez más en la oferta de híbridos enchufables que encontramos en España hasta la fecha, con opciones destacadas como el Hyundai Ioniq PHEV, el Kia Niro PHEV o el MINI Countryman Cooper SE Hybrid PHEV.

Continúa leyendo