El oscuro y mágico mundo de Tim Burton

El conocido director estadounidense, autor de ‘Pesadilla antes de Navidad’ y ‘La novia cadáver’, nació el 25 de agosto de 1958.

Tim Burton es ese tipo de hombre al que algunos llaman genio y otros llaman loco. Su estilo creativo, al igual que muchas de sus películas, parece que solo pueden verse en blanco y negro, sin medias tintas ni más opción que los extremos: o te gusta o lo odias. Con una horda de admiradores y casi el mismo número de detractores, Tim Burton sigue siendo uno de los directores más populares de nuestro tiempo, que intenta ofrecer una visión alternativa y bastante más lóbrega del mundo que nos rodea y de las historias que rondan en su cabeza o que saca de viejos cuentos. Burton, en sus películas, ha conseguido plasmar su forma de ver la realidad a través de un filtro gótico y con historias que brillan por su sensibilidad y su profunda complejidad psicológica.

El hoy gran cineasta fue en su tiempo un joven aficionado a la ilustración y el dibujo que estudiaba en el Instituto de Arte de California, leía a Poe y veía las viejas películas de terror de los años 40. Un día, una tal Disney decidió becar a este talentoso estudiante para que trabajara en su estudio de animación, donde daría sus primeros pasos en forma de los cortos ‘Vincent’ (1982) y ‘Frankenweenie’ (1984). ‘La gran aventura de Pee-Wee’ (1985) fue el primer largometraje que llevaba la firma de Tim Burton, y en el cual el director ya dejaba entrever su personal estilo visual y su prototipo de protagonista, un antihéroe o personaje marginado. No fue hasta 1988, con el estreno de ‘Bitelchús’, que Tim Burton saltó a la fama como un prometedor director de cine.

El enorme éxito que la gamberra comedia tuvo en taquilla dio a Burton gran renombre en Hollywood. En 1989 fue elegido para dirigir ‘Batman’, la primera gran adaptación del personaje de Bob Kane a la gran pantalla. Burton continuó con una prolífica carrera en la que mezclaba películas de animación creadas con stop-motion y otras con actores reales en las que se destaca presencia casi permanente de Johnny Depp y Helena Bonham Carter, dos de sus actores predilectos. Además de grandes éxitos como ‘Eduardo Manostijeras’ (1990), ‘Sweeney Todd’ (2007) o ‘Alicia en el país de las maravillas’ (2010); cuenta con estrepitosos fracasos dentro de su filmografía, véase (o no) ‘Sleepy Hollow’ (1999) o ‘El planeta de los simios’ (2001).

Lo cierto es que, incluso para aquellos a los que no les gustan las películas de Tim Burton, es difícil no reconocerle a este director la originalidad de sus tramas, los mundos que crea y las complejas historias a las que da vida. Tim Burton es un genio o un loco. Puede que, en este caso, ambas cosas vayan juntas.

Continúa leyendo