Alice Munro, la Chejov canadiense

La escritora de relato corto cuenta con 40 libros de relatos publicados y fue la decimotercera mujer en ganar el Nobel de Literatura en 2013

La Literatura y el imaginario del ser humano están llenos de grandes historias que desafían los límites de la propia epicidad. Los mundos fantásticos de C.S. Lewis, George R.R. Martin o J.K. Rowling se llenan de grandes relatos sobre el bien contra el mal que abruman a lectores de todo el mundo y les hacen saltar de su asiento cuando llega la hora del enfrentamiento final. Pero lejos de esa fantasía desbordante y maravillosa, existe un tipo de historias igual de conmovedoras. Existe la sencillez y profundidad de los cuentos de Alice Munro, la magia del día a día.

Nacida en 1931 en Wingham, Ontario, mostró un interés muy temprano por la Literatura y el arte. Con menos de 20 años (1950) publicó su primera historia corta en una revista de estudiantes. ‘Las dimensiones de una sombra’ supuso su primer reconocimiento como escritora y lo hizo mientras estudiaba Filología inglesa y Periodismo en la Universidad de Ontario Oeste al tiempo que trabajaba de camarera, selectora de tabaco y asistente de biblioteca. Al poco tiempo se casaría y dejaría sus estudios para ser ama de casa y cuidar de sus hijas, aunque sin dejar de escribir nunca.

Su primer libro de relatos, ‘Danza de las sombras felices’, ganó el Governor General’s Literary Award en 1968 y que volvería a ganar otras dos veces más. ‘Vida de chicas y mujeres’, su segundo libro de relatos, le concedió el Canadian Bookseller Award. Otros títulos dignos de mención son ‘El progreso del amor’, ‘El amor de una mujer generosa’ o ‘The Beggar maid’. Su libro ‘Escapada’ inspiró la historia de la película ‘Julieta’, dirigida por Pedro Almodóvar.

Autora clave en el realismo moderno de la literatura canadiense, se caracteriza por su estilo elegante, sencillo y sosegado que transmite con gran facilidad y es capaz de reflejar la complejidad psicológica de sus personajes. Con historias realistas, personajes y comunes y una ambientación que suele centrarse en el llamado ‘Condado de Munro’, la autora narra historias corrientes con un trasfondo sentimental enorme que consigue introducir al lector en las sensaciones de los torturados protagonistas. En 2013, el Premio Nobel de Literatura por fin se concedió al cuento o relato corto y lo hizo a través de la que probablemente sea la autora más representativa del género, una ‘maestra’ según la Academia Sueca.

Su larga trayectoria, el reconocimiento que se le ha concedido y el indudable atractivo de sus textos hacen de Alice Ann Munro una de las grandes figuras de la Literatura del siglo XX por derecho propio.

Continúa leyendo