Una joven almeriense de 15 años y un cocinero portugués, ganadores del concurso La Patata Marciana

El objetivo del concurso ha sido recopilar una serie de recetas cuyo ingrediente principal sean las variedades que han demostrado ser más resistentes a las condiciones climáticas y de suelo de Marte.

Concursantes de La Patata Marciana


Silvia Mañas, una joven de 15 años de Sorbas (Almería) ha sido la ganadora amateur del primer concurso de cocina espacial La Patata Marciana que se ha celebrado en Zaragoza el pasado 25 de febrero.

Con su receta 'Patata marteña' convenció a los jurados gastronómico y científico de que sería una receta nutritiva y sabrosa para los inquilinos de una futura base permanente en el planeta rojo. "Prueba de ello es que, de las dos raciones que tuvo que preparar, todo el mundo las ha probado y no ha quedado nada”, comentaba Carlos Acirón, presidente de la Fundación Albireo Cultura Científica y uno de los responsables del concurso. Una demostración que una receta sencilla y bien elaborada puede ser merecedora de un premio gastronómico-espacial.

 

Receta: Patata marteña, por Silvia Mañas

 

 

 

El otro ganador fue el famoso cocinero portugués Kiko Martins, más conocido como Chef Kiko, que se llevó el premio con su receta 'Un, Dos, Tres... ¡Marte!'. Aquí, en el apartado profesional, la competición estuvo muy reñida; por eso, el español Jesús Almagro recibió la Mención Especial del Jurado por su 'Patata de Feria con Cajún y Especias', que mereció las alabanzas del jurado gastronómico. 

 

Receta: 'Un, dos, tres... ¡Marte!', por Chef Kiko

 

En este concurso han participado más de 30 cocineros aficionados y profesionales de diversos países, de los que solo 8 pasaron a la final que se celebró en Zaragoza: 4 aficionados y otros tantos profesionales provenientes de España, Portugal, Colombia y Perú. 


No estamos ante un concurso de cocina al uso; la parte científica también es importante. De hecho, los criterios de evaluación se repartían entre los gastronómicos (que se llevaban el 65% de la puntuación) y los científicos. Curiosamente fueron estos últimos los que han decidido los ganadores en ambas categorías, como puntualiza Carlos Acirón.

El objetivo del concurso ha sido recopilar una serie de recetas cuyo ingrediente principal sean las variedades que han demostrado ser más resistentes a las condiciones climáticas y de suelo de Marte, combinando así el arte culinario con el conocimiento científico.

 

Todas las recetas debían incluir una justificación de por qué podrían o deberían prepararse en una futura base permanente en el planeta vecino. Las recetas podían ser originales o variantes de cualquier receta habitual o tradicional.

Todas han sido evaluadas con criterios gastronómicos (originalidad e innovación, combinación adecuada de sabor, color y presentación, conservación de la esencia de los productos, cocción adecuada, etc.) así como científico-técnicos (que los sistemas o métodos aplicados fueran lo más prácticos posibles, un uso eficiente de la energía en todas las fases, mínima generación de residuos y un aporte nutritivo adecuado para el trabajo que llevarán a cabo los exploradores marcianos). 

 

La Patata Marciana es un concurso creado por la citada fundación y el Centro de Astrobiología, y cuenta con la colaboración de FECYT-Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial, el Centro Internacional de la Papa (Perú), la Universidad de Ingeniería y Tecnología de Lima y con Muy Interesante como media partner.

CONTINÚA LEYENDO