Conmemoramos el 20 aniversario del estreno de Matrix

Lectores, divulgadores y amigos de Muy Interesante acudieron a al reestreno de la película seguido de un emocionante coloquio para reflexionar sobre el legado científico, filosófico y cultural de este clásico de la ciencia ficción.

 

¿Pastilla roja o pastilla azul? Es la pregunta obligada que ha de hacerse cualquiera espectador que tenga la ocasión revisiones este clásico. Muy Interesante, para conmemorar el estreno de una película con enorme impacto cultural y científico, organizó el pasado jueves 20 de junio un cinefórum con charla científica incluida para volver a vivir todo lo que nos ofrece, aún a día de hoy, el universo distópico de Matrix.

El 23 de junio de 1999 se estrenaba en los cines españoles: la matriz, el universo simulado, diseñado para esclavizar al ser humano y a reducirlo a poco más que una batería, que las máquinas usarían para continuar su civilización.

La Tierra posiblemente se sitúa más de cien años después del segundo milenio después de Cristo; pero, en el universo simulado, creado para tenerlos a todos bajo control, estamos en 1999. Thomas Anderson, apodado Neo (anagrama de ‘one’, el único) es un programador informático que es contactado por la misteriosa identidad de Morfeo, quien le ofrece la posibilidad de revelarle toda la verdad, o bien, seguir viviendo en una mentira. Esta es la elección que da sentido a la película y al viaje de Neo, el elegido, para liberar a la humanidad de sus crueles cadenas.

 

 

 

La pastilla roja envía directamente a Neo fuera de la matriz, y despierta en la terrorífica realidad de ver su cuerpo encadenado y utilizado, cultivado por la inteligencia artificial. Después es rescatado y llevado con el resto de supervivientes, disidentes de un mundo en el que son perseguidos, y donde sobrevive una única ciudad, Zion, enterrada bajo tierra, donde aún hay calor y cobijo frente a los rastreadores artificiales.

En cambio, la pastilla azul habría dejado a Neo sumido en su vida cotidiana de 1999, y le permitiría seguir yendo cada día a la oficina, desgustando un jugoso filete, haciendo running y disfrutando de un sueño reparador. Aunque todo eso no sean más que los estímulos adecuados en el cerebro.

La perspectiva de volver a ver  Matrix reunió el pasado 20 de junio a 150 personas en los cines Yelmo Ideal de Madrid, seguido de un intenso coloquio. La conclusión, que Matrix había envejecido muy bien. Tanto que resultaba increíble.

Ante el clásico debate de pastilla azul y pastilla roja, sorprendió que la mayoría de los asistentes prefirió la pastilla azul para quedarse en Matrix. Pero, al fin y al cabo, si la realidad son también esos mismos estímulos en el cerebro, ¿qué es, pues, la realidad? ¿Es menos real aquello que se vive en un plano virtual? Alan Turing o Julio Verne ya lo anticiparon: "Cada vez más gente quiere pasar más tiempo en la realidad virtual" comentan en el público. Hoy, pasamos mucho tiempo enganchados a nuestras pantallas para evadirnos de lo que nos rodea. ¿Estamos ya escogiendo la pastilla azul? 

Continúa leyendo