‘Madre’, de Rodrigo Sorogoyen, el cortometraje español nominado al Óscar

El cortometraje del director de ‘El reino’ narra la angustia de una madre tras recibir una preocupante llamada de su hijo.

Imagen: Caballo Films


Cada año se conocen nuevos ejemplos del talento de los directores, actores y guionistas españoles
en la gran pantalla. Uno de los últimos casos que ha dado un golpe en la mesa es ‘Madre’, el cortometraje de Rodrigo Sorogoyen que ha conquistado tanto a la crítica como al público por su realismo descarnado y se ha hecho un hueco en las nominaciones a los Óscar.

Sorogoyen es uno de los directores más reconocidos de los últimos años debido al estilo propio que concede a sus películas y al tono comprometido de sus historias. Nada más triunfar en los Goya con ‘El reino’, un thriller sobre la corrupción política, el director madrileño nos plantea una historia breve pero intensa, capaz de sacarte de los nervios y romper las barreras de la ficción consiguiendo que te impliques y conmuevas en menos de 20 minutos.

La historia comienza con Marta (Marta Nieto) y su propia madre (Blanca Apilánez) teniendo un día como otro cualquiera, plagado de diálogos realistas en los que se plasma la intromisión y preocupación de una sobre la vida de la otra. El tono relajado cambia radicalmente cuando Marta recibe una llamada de su hijo de seis años Iván (Álvaro Balas), que se encuentra de viaje con su exmarido por la costa francesa y que empieza a preocuparse después de que su padre le deje solo en una playa desierta. Con un plano secuencia que sigue a Marta en sus idas y venidas por la casa y planos cerrados, Sorogoyen consigue crear una atmósfera de tensión y miedo que crece en el estómago del espectador al mismo tiempo que se plasma en el rostro de la preocupada madre.

Con más de 106 premios a la espalda, entre los que se destaca el Goya a ‘Mejor cortometraje’, ‘Madre’ resulta atractiva por su sencillez y buen hacer. La estética y la fotografía no podrían ser más naturales, pero estando cuidadas hasta el más mínimo detalle, y las actuaciones de los protagonistas (a las que vemos o a los que oímos a través del teléfono) consiguen conquistar desde el primer momento y generar una sensación de empatía y comprensión muy difíciles de conseguir. Durante 18 minutos, la angustia y el sufrimiento de Marta se convierten en la única realidad que existe.

Desde que se supo que el corto era candidato al mayor galardón del mundo cinematográfico, su popularidad se ha multiplicado y Rodrigo Sorogoyen ya ha anunciado que está rodando una continuación directa en forma de largometraje que llegará a los cines a finales de 2019. Por ahora, se las verá con títulos como ‘Detainment’, ‘Fauve’, ‘Skin’ o ‘Marguerite’ por el Óscar a ‘Mejor cortometraje de ficción’.

CONTINÚA LEYENDO