Las mejores frases de las películas de José Luis Cuerda

El director, guionista y productor español ha fallecido el 4 de enero de 2020 a los 72 años en Madrid.

José Luis Cuerda
Imagen: Gtres.

El de José Luis Cuerda es un nombre que está atado permanente e irremediablemente a la historia del cine español. Nacido en la manchega ciudad de Albacete el 18 de febrero de 1947, estudió tres años de la carrera de Derecho y dio sus primeros pasos en el mundo audiovisual en Televisión Española participando en la realización de reportajes y documentales de temática cultural para diversos programas e informativos. Esta primera etapa concluiría en 1977 y en ese tiempo realizaría más de medio millar de piezas.

En 1982 dirige su primer largometraje, Pares o nones, enmarcado en el llamado género de la “comedia madrileña” y que fue muy bien recibida en el Festival de Cine de San Sebastián. Su filmografía posterior sería tan variada como imprescindible, pasando de películas claramente marcadas por el humor absurdo como El bosque animado (1987) o Amanece, que no es poco (1989) a otras en las que se reflejaba la más cruda y cruel realidad de la historia reciente de nuestro país; concretamente de la Guerra Civil en La lengua de las mariposas (2000) y Los girasoles ciegos (2008). Su última película es Tiempo después (2018), que muchos consideran una secuela directa de Amanece, que no es poco a pesar de que el propio Cuerda lo negara.

Vocal de la Junta Directiva del Círculo de Bellas Artes, benefactor del director Alejandro Amenábar en sus primeras películas y merecido propietario de un Goya, un Ondas y una Medalla al Mérito en Bellas Artes, el cine de José Luis Cuerda es un hito dentro del séptimo arte español tanto por las particularidades como por la genialidad de este director.

José Luis Cuerda ha fallecido el 4 de febrero de 2020 en Madrid, apenas unas semanas antes de cumplir los 73 años. Para honrarlo, reunimos algunas de las mejores frases de sus películas.

"Cuando naces en Albecete, como yo, lo haces para toda la vida" (José Luis Cuerda).

 

“¡Alcalde: todos somos contingentes, pero tú eres necesario!” (Amanece, que no es poco).

 

"Eres minoría étnica". "Bueno, minoría étnica y negro como un tizón" (Amanece, que no es poco).

 

"Yo es que he pensado que a mí también me gustaría ser intelectual, como no tengo nada que perder" (Amanece, que no es poco).

 

“-¡Buenas noches!  -¡Que quería yo hablarle de Dostoievski! -Ah, pues muy bien, encantada. Ahora mismo bajo” (Amanece, que no es poco).

 

 “En los libros podemos refugiar nuestros sueños para que no se mueran de frío” (La lengua de las mariposas).

 

“En el otoño de mi vida, yo debería ser un escéptico. Y en cierto modo lo soy. El lobo nunca dormirá en la misma cama con el cordero. Pero de algo estoy seguro: si conseguimos que una generación, una sola generación, crezca libre en España, ya nadie les podrá arrancar nunca la libertad. Nadie les podrá robar ese tesoro” (La lengua de las mariposas).

 

“Yo sé lo que me hace daño: que me quieran matar por lo que pienso” (Los girasoles ciegos).

 

“Me siento desorientado, ‘como los girasoles ciegos’ que diría la Biblia” (Los girasoles ciegos).

 

“-¿Vosotros os acordáis de la conmoción que se vivió el día en que todos los valores tradicionales de la izquierda cayeron al precipicio por culpa de un desarme ideológico esterilizante y de una praxis política insultantemente pragmática? ¿Os acordáis? –Joder que si me acuerdo, si no se hablaba de otra cosa” (Tiempo después).

 

"-Agobiado vengo, señor alcalde. Porque hay abajo un hombre que se ha empeñado en vender y, claro, yo le he dicho 'si es que no puedes vender porque te desnaturalizas completamente. Luego dejas de ser parado y sufres una tremenda merma ontológica'. -Hombre, pues ese razonamiento es buenísimo" (Tiempo después).

Daniel Delgado

Daniel Delgado

Periodista en construcción. Soy de los que puede mantener una conversación solo con frases de ‘Los Simpson’ y de los que recuerda sus viajes por lo que comió en ellos. Es raro no pillarme con un libro o un cómic en la mano. Valhalla or bust.

Continúa leyendo