La búsqueda de la receta de nuestro universo

Harry Cliff, prestigioso físico de la Universidad de Cambridge, presenta su libro Cómo hacer una tarta de manzana desde el principio. Un viaje a los orígenes del universo para responder a las preguntas fundamentales de la física moderna.

¿Cuál es el origen de todo? Carl Sagan, famoso astrónomo y astrofísico, decía que para hacer una tarta de manzana primero había que crear el universo. Porque una tarta de manzana es mucho más que manzanas y masa quebrada. Si la miramos suficientemente de cerca, descubriremos billones y billones de átomos, que fueron arrojados al espacio por supernovas o forjados en el calor abrasador del Big Bang. Así que, si de verdad queremos entender cómo hacer una tarta de manzana, tenemos que averiguar cómo crear el universo entero.


Partiendo de esta premisa, Harry Cliff se dispuso a emprender la búsqueda de la receta perfecta, a través de una mezcla perfecta de química, física, una pizca de astronomía y una gran cantidad de humor para obtener la receta de tarta de manzana más atractiva de todos los tiempos, y para entender, entre otras muchas cosas, de dónde proviene la materia.

 

Uno de los logros más grandes de la ciencia del siglo XX

Nuestra teoría actual sobre la composición del mundo a un nivel fundamental se conoce como el «modelo estándar» de la física de partículas. Uno de los mayores logros intelectuales de la humanidad, desarrollado a lo largo de décadas, gracias a los esfuerzos de miles de teóricos y experimentadores.


La teoría afirma que todo lo que vemos a nuestro alrededor; galaxias, estrellas, planetas y personas, está compuesto de tan solo unos pocos tipos de partículas distintas, que están ligadas en átomos y moléculas por un reducido número de fuerzas fundamentales. Como resultado, este modelo explica todo, desde por qué el Sol brilla hasta qué es la luz y por qué los objetos tienen masa. Sin embargo, no da respuestas a los misterios más profundos a los que se enfrenta la física moderna, sino que además, ofrece un conjunto de resultados contradictorios. 

 

¿Qué se nos escapa para explicar por qué el universo es como es?

Resulta evidente que se nos escapa algo importante, con toda probabilidad en forma de partículas elementales aún por descubrir que podrían ayudar a explicar por qué el universo es como es. Lo que lleva a Harry Cliff a buscar respuestas pasando por el mayor laboratorio subterráneo del mundo, donde los científicos estudian el sol, y por el Gran Colisionador de Hadrones, en Suiza, donde se crea antimateria a diario. 

¿El resultado? Sean Carroll define el libro como “Una exploración fascinante sobre cómo hemos aprendido lo que realmente es la materia, y el viaje que emprende desde el Big Bang, pasando por las explosiones estelares, hasta llegar, en última instancia, a ti y a mí”.

Un paseo por la historia de la física, la química y la astronomía, así como del recorrido que nos ha traído hasta nuestra comprensión actual del universo. En definitiva, uno de los viajes intelectuales más asombrosos que el ser humano ha sido capaz de emprender.