¿Qué es un vídeo ‘deepfake’?

Más peligrosos que las famosas ‘fake news’, los ‘deepfake’ son vídeos manipulados usando técnicas de inteligencia artificial. El resultado es extremadamente realista.

istockphoto

Comenzaron siendo vídeos porno a los que un usuario de la red Reddit añadía caras de actrices famosas. Este hacker utilizaba el alias Deepfake, un término que proviene de las palabras fake (falso) y deep learning (aprendizaje profundo, una técnica de aprendizaje automático usada en inteligencia artificial), y lo llamativo del asunto fue que solo necesitó su ordenador personal y el algoritmo de aprendizaje automático para dar el salto de la manipulación de imágenes fijas al vídeo con resultados profesionales y extremadamente realistas.

Después de Deepfake, otro usuario llamado Deepfakeapp publicó una aplicación que permitía a cualquier novato informático manipular vídeos, una herramienta diseñada especialmente para las llamadas pornovenganzas, es decir, la publicación no autorizada y malintencionada de imágenes comprometidas de ex-amantes.

Según el último informe elaborado por Deeptrace, el 96% de los vídeos falsos siguen siendo de carácter pornográfico, pero más allá del agravio personal que supone una pornovenganza, otro de los grandes problemas de los deepfakes es su uso para manipular la información, con consecuencias que pueden ser mucho más graves que una noticia falsa. Ya se sabe: una imagen vale más que mil palabras, es más real, y un vídeo se puede viralizar por todo el mundo en cuestión de minutos.  

En el año 2018, un vídeo en el que un supuesto Barak Obama llamaba imbécil a  Trump dio la vuelta al mundo. Se trataba de una grabación falsa en la que el actor Jordan Peele y el CEO de Buzzfeed Jonah Peretti intentaban concienciar del peligro de la información no verificada y de los deepfake.

 

Ese mismo año, como indica este artículo de Nobbot, la agencia de noticias china Xinhua presentó la versión digital de un conocido presentador de noticias, del cual se copiaron los movimientos faciales, la voz y los gestos: el primer locutor de noticias falso.

El equipo de Deeptrace también se hace eco de dos casos de vídeos falsificados en Gabón y en Malasia que no han trascendido en Occidente pero que habrían tenido impacto en la esfera política. Uno estaba relacionado con un intento de golpe de estado militar y es un indicador muy poderoso de cómo las falsificaciones ya están desestabilizando procesos políticos y pueden poner en riesgo, incluso, la integridad de muchas democracias del mundo.

 

¿Cómo se verifica un deepfake?

Ante la avalancha de noticias falsas y de vídeos manipulados con resultados tan realistas, la tarea periodística de la verificación de los datos y las fuentes es más necesaria que nunca. Además de estar surgiendo medios especializados en desmontar bulos y falsas informaciones que circulan por la red, muchas redacciones están incorporando mecanismos avanzados de verificación y ofreciendo cursos y formación a sus trabajadores que también abarcan la formación en inteligencia artificial, pues este conocimiento ayuda no solo a detectar bulos, sino también a conocer los límites de la manipulación. 

En todo caso, uno de los primeros pasos a la hora de contrarrestar un vídeo o una imagen es verificar la fuente: ¿quién ha enviado esto? ¿Es fiable? Rastrear el camino del supuesto deepfake, ver dónde se compartió por primera vez y quién lo publicó son algunos pasos básicos que hay dar siempre y que no requieren un conocimiento avanzado, tan solo sentido común.

El problema es que, aunque se desmienta una noticia o un vídeo falso, en muchas ocasiones el mal ya está hecho. Un estudio publicado por científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts revelaba que las noticias falsas se extienden mucho más rápido que las verdaderas y tienen un 70% más de posibilidades de ser replicadas.

Una de las explicaciones es que lo que compartimos en redes sociales tiene  mucho más que con las emociones, y parece que somos más proclives a difundir noticias que nos causan enfado, como sucede con la mayoría de fake news. Así, que, antes de darle al botón de compartir o retuitear sin haber profundizado en la información, piénsalo dos veces: podrías estar contribuyendo a viralizar noticias falsas.

 

Victoria González

Victoria González

Bióloga de bota. Tengo los pies en la tierra y la cabeza llena de pájaros. De mayor quiero ser periodista.

Continúa leyendo