Los beneficios del oro, el incienso y la mirra

¿Sabían los tres Reyes Magos cómo de saludables eran los regalos que le ofrecieron a Jesús?

 

Tres compuestos, conectados por su mención en la historia del nacimiento de Jesús, pueden proporcionar beneficios más allá de su regalo de alegría estacional.


Oro

 

El oro, indiscutiblemente es el más famoso de los tres; se trata de un metal de transición denso, suave y una de las primeras cosas que te viene a la mente al considerar el oro es su alto precio. Su valor monetario significa que cualquier reclamo de salud sobre el oro debe abordarse con precaución: sería de gran beneficio financiero para cualquier empresa que pudiera convencernos de que el oro puede salvar nuestras vidas. Debido a su alto estatus, el oro se ha utilizado como medicina durante miles de años. El uso documentado más temprano ocurrió en China alrededor de 2.500 años antes de que se le presentara al niño Jesús.
En la época medieval, y aún hoy, ciertos puntos de venta promovieron el consumo de oro para aliviar los síntomas depresivos y las migrañas, al tiempo que mejoraban la concentración y el estado de alerta.


En el siglo XIX, el oro se consideraba
nervina, un agente que calma los nervios, y se usaba para tratar diversas afecciones, desde el alcoholismo hasta la epilepsia. Muchas de las afirmaciones sobre el oro no tienen fundamento, aunque algunas sí. La ingestión de oro en su forma elemental estándar no tiene ningún efecto: es inerte e impermeable a los jugos digestivos del cuerpo. Sin embargo, algunas sales de oro pueden ser procesadas por el cuerpo y tienen propiedades antiinflamatorias.


El
isótopo oro-198 se usa en el tratamiento de algunos tipos de cáncer. El oro es excelente para absorber rayos X, y cargar tumores con oro puede aumentar la eficiencia de la radioterapia. Esto significa que se necesita un tratamiento menos potente, minimizando el daño al tejido sano.

 

También te puede interesar:

 

Incienso



El incienso se produce a partir de la resina seca de árboles del género
Boswellia. Tiene un pedigrí impresionante y se ha comercializado en la Península Arábiga durante unos 6.000 años. La resina aromática se usa en incienso y perfumes; produce un aroma dulce, terroso y amaderado.

En los últimos tiempos, con un enfoque popular en el bienestar y las terapias alternativas, los aceites esenciales y la aromaterapia han obtenido un nuevo renacimiento gracias al incienso en Occidente. Los vendedores ambulantes modernos le asignan unas pocas propiedades saludables, incluida la reducción del acné, la ansiedad, los resfriados, las úlceras, la tos e incluso la indigestión. Aunque estas afirmaciones carecen de evidencia científica, no todos los beneficios para la salud del incienso deben ser descartados.

 

En 2008, la revista BMJ publicó una revisión de siete ensayos clínicos aleatorios acerca de los beneficios de ingerir incienso. El autor señala que "todos los ensayos incluidos tenían defectos: las limitaciones más comunes fueron el pequeño tamaño de la muestra y el informe incompleto de los datos". Sin embargo, se observaron algunos beneficios potenciales en el asma, la artritis reumatoide, la enfermedad de Crohn, la osteoartritis de rodilla y la colitis colágena, que es un tipo de enfermedad inflamatoria intestinal. Desafortunadamente, debido a que había tan pocos estudios para evaluar, hubo poca replicación: casi todos observaban diferentes condiciones. La única excepción fue la osteoartritis.

Como elemento más positivo,
los efectos adversos del incienso parecen ser menores o inexistentes. Históricamente, el incienso se ha utilizado como un antiinflamatorio, siendo los principales ingredientes activos del incienso el ácido alfa y beta boswellico y algunos otros ácidos triterpénicos pentacíclicos. Los estudios han demostrado que estos compuestos reducen la inflamación, por lo que puede haber algunos beneficios para ciertas personas con afecciones inflamatorias

Aún así, como escribe el autor de la revisión, "La evidencia evaluada aquí puede ser alentadora, pero no es convincente".

 

Mirra



La mirra también es un compuesto derivado de los árboles.
Se lleva produciendo a partir de la savia de pequeños árboles espinosos pertenecientes al género Commiphora desde hace milenios. La mirra se usa más comúnmente en perfumes, incienso y ceremonias religiosas. Esta savia olorosa se consideraba medicinal en muchas partes del mundo antiguo. En la medicina ayurvédica, por ejemplo, el tónico de mirra se considera rejuvenecedor.

Al igual que con el incienso, se cree que la mirra es antiinflamatoria. También parece ser, hasta cierto punto, antibacteriano. Hoy en día, la mirra se usa en muchos enjuagues bucales, gárgaras y pastas dentales. Más interesante aún, hay alguna evidencia de que la mirra podría ser tóxica para las células cancerosas. Por ejemplo, un estudio publicado en 2013 probó compuestos derivados de la mirra en el laboratorio. Los investigadores encontraron que los compuestos inhibían la proliferación de las células de cáncer de próstata.

Otros científicos creen que la mirra, cuando se agrega a los alimentos, podría ayudar a reducir el riesgo de cáncer de colon. Sin embargo, en estos momentos,
no se sabe lo suficiente sobre la mirra y sus efectos en el cuerpo como para recomendarlo seriamente.


Otros científicos han investigado la mirra y su potencial para acelerar la curación de heridas. Un estudio en ratones, por ejemplo, encontró que el extracto de
Commiphora promovió la migración de fibroblastos, células vitales para el proceso de curación. Los autores escriben que la mirra "podría ser efectiva en la curación de heridas". Sin embargo, la evidencia es irregular en el mejor de los casos, y se necesita más trabajo de investigación antes de llegar a conclusiones firmes.

 

Referencia: Frankincense: systematic review BMJ 2008; 337 doi: https://doi.org/10.1136/bmj.a2813 (Published 18 December 2008) Cite this as: BMJ 2008;337:a2813 / Antiproliferative effect of cycloartane-type triterpenoid from myrrh against human prostate cancer cells. Zhong yao cai = Zhongyaocai = Journal of Chinese Medicinal Materials [01 Oct 2013, 36(10):1640-1643]

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo