Las 10 peticiones más raras a bordo de un avión

Los franceses, los italianos y los españoles son los viajeros europeos más exigentes y con las peticiones más curiosas.

peticiones-raras-avion

Las extravagancias también cabida cuando vamos a viajar en avión. Según la agencia de viajes Rumbo, los franceses ocupan el primer lugar entre los europeos en número de peticiones extravagantes o inútiles (31%); en segundo lugar los italianos (19%) y en tercera posición los españoles (17%) que tampoco se muestran recatados a la hora de hacer las más estrafalarias demandas.

 

¿Cuáles son las peticiones más insólitas?

 

Muchas son extrañas o carecen de sentido, la mayoría proceden de parejas, sobre todo, si se trata de su viaje de luna de miel. El equipaje, la asistencia médica, las peticiones absurdas, la comida o los asientos, se encuentran entre las solicitudes más demandadas. Entre ellas, las peticiones más curiosas son:

 

1. "Puedo usar el tobogán en lugar de la escalera para bajar del avión, ¿verdad?" 

2. "Voy a viajar con un peluche gigante. Pero no se preocupen, no necesitará comida".
3. "Aseguraos de que me atienda un azafato sexy. Muy sexy :D"
4. "¿Me puedo sentar mirando hacia atrás, como los azafatos? Es que me mareo…"
5. "Necesito saber quién se va a sentar a mi lado. ¡Odio viajar con extraños!"
6. "Buenas tardes. ¿Me puedo sentar con el piloto, por favor? Es mi cumpleaños".
7. "Sólo para avisaros: mi novio tiene gases. Muchos gases".
8. "Sé que es un tema espinoso, pero… ¿puedo llevar un cactus en mi equipaje?"
9. "Es nuestra luna de miel. Así que tratad a mi mujer como a una reina, chavales".
10. "Nada de comida para mí. Sólo bombones (pero que no lleven café, ¡puaj!)".

 

Muchas parejas que van a emprender su viaje de luna de miel, solicitan un aumento a primera clase, únicamente por el mero hecho de que se acaban de casar. También los hay que piden que sus asientos estén decorados de una forma especial (por aquello de que todo el mundo reconozca que se acaban de casar) o pedir que el menú sea casi vegetariano o, todo lo contrario, que incluya mucho chocolate.

 

CONTINÚA LEYENDO