La psicología explica la fórmula para ganar un Oscar

Lo mejor es ser un actor de EE. UU. en una película que refleje la cultura de ese país. Natalie Portman y Andrew Garfield son los favoritos de este año.

Según el estudio, hasta el 69% de todos los Oscars y el 52% de los BAFTAs fueron para estadounidenses, que consiguen más del 50% de nominaciones en casi todas las galas celebradas desde los sesenta. Además, el número de británicos que consiguen premios en los BAFTA es mucho mayor al de los Oscars (34% frente a 18%). Esto evidencia la primera conclusión del estudio: el jurado se siente atraído por personas de su misma nacionalidad.


"En esta investigación abordamos lo que hace que una interpretación creativa sea vista como excepcional. Los resultados muestran que para los espectadores es mucho más fácil percibir una actuación como brillante cuando la hace una persona que pertenece al mismo grupo social", explica Niklas K. Steffens. De este modo, si el votante del jurado es americano, sentirá mayor atracción por la actuación de un americano. También tendrá predilección por una persona blanca si es blanco, y por alguien joven si es joven.


De la misma forma, el argumento de la película y el rol del protagonista juegan mucho a su favor. El 88% de los ganadores de los Oscars actúan en películas que reflejan la cultura estadounidense, frente al único 26% que se ambientan fuera. Y, cuando se trata de personajes históricos reales e influyentes, el número aumenta todavía más.


"Existe una creencia generalizada de que nuestra percepción a la hora de emitir un juicio de valor viene determinada por cualidades objetivas, pero en realidad está fuertemente influenciada por los grupos sociales de los que somos miembros y que proporcionan la base para dar sentido al mundo", sentencia Steffens.

Etiquetas: Estados Unidoscineculturapsicología

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar