Frases célebres de Ursula K. Le Guin

La escritora murió el 22 de enero de 2018 a los 88 años de edad.

ursula

Úrsula K. Le Guin fue una escritora estadounidense considerada una de las maestras del género de la ciencia ficción, comparable a Isaac Asimov o Arthur C. Clarke. La autora escribió también fantasía, poesía, libros infantiles y ensayos.

 

Fue una autora realmente prolífica y talentosaFeminista hasta la médula, creó mundos fantásticos en los que los protagonistas femeninos poseían una fuerte voluntad que emanaba de sí misma.

La comprensión tanto de la antropología como de las diversas culturas influyó en la muy aclamada escritura de ciencia ficción de Ursula K. Le Guin. En libros como Terramar o La mano izquierda de la oscuridad, creó lo que Nancy Jesser, en
Feminist Writers, llamó "una antropología del futuro, que imagina sistemas y conflictos culturales completos".

 

Evitando los arquetípicos héroes de ciencia ficción, hombres musculosos, mujeres complacientes y tecnología exagerada como causa y solución a los problemas del mundo, Le Guin era conocida por contar hábilmente una historia que contenía muchas capas de significados debajo de un exterior tranquilo.

 

También te puede interesar:

Sus novelas de Terramar han sido citadas por varios críticos como características de su trabajo; un ensayista en Science Fiction Writers comentó que, como "sus libros no estaban limitados por hechos realistas ni por la especulación científica, sino solo por la imaginación moral de la autora". Los ecos del taoísmo, la psicología Jungiana, las preocupaciones ecológicas y los mitos, resuenan a lo largo de sus escritos.

 

Amante de la naturaleza y una persona increíblemente sabia, gran parte de su interés científico provenía del ambiente intelectualmente estimulante en el que creció. Su padre, era antropólogo y destacó por sus estudios sobre las culturas nativas de California. Su madre, Theodora Kroeber Quinn, era psicóloga y, en sus últimos años, también escritora; ella sería una influencia particularmente considerable en su hija, tanto como escritora como feminista.

Le Guin
sobresalió en lo académico. Después de graduarse de la escuela secundaria, se matriculó en el Radcliffe College de la Universidad de Harvard, donde se licenció en 1951. Fue miembro del honor nacional Phi Beta Kappa. Recibió una beca Fulbright para estudiar en París, en 1953, tras obtener un máster en literatura romántica de la Edad Media y el Renacimiento de la Universidad de Columbia, el año anterior.

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Sus primeros escritos consistieron en poesía y ficción corta. Su primer trabajo publicado fue la historia "April in Paris", que apareció en la revista Fantastic en 1962 cuando tenía 33 años.

 

La primera novela de Le Guin, El mundo de Rocannon, sería publicada por Ace Books, en 1966. Fue la primera de muchas obras de ciencia ficción que escribiría en las décadas siguientes, permitiendo a los lectores seguir los viajes físicos y emocionales de sus protagonistas mientras se enfrentaban a culturas con reglas y sistemas radicalmente diferentes de los suyos.

 

Se casó con el historiador Charles A. Le Guin., tuvieron dos hijas y un hijo. Le Guin murió en su casa de Portland tras concatenar varios meses con problemas de salud. Sus más de 20 novelas han sido traducidas a más de 40 idiomas.

 

Sus frases más célebres:

 

“La ciencia ficción es una inmensa metáfora”.

 

“La verdad, como siempre, elude al Forastero” (La ciudad de las ilusiones)

 

“Para oír, hay que callar” (Terramar)

 

“El hambre de un dragón tarda en despertar, pero luego es difícil saciarla” (Terramar)

 

“La separación educa, sin duda, pero tu presencia es la educación que yo quiero” (Los desposeídos)

 

“La ecología de un bosque es muy delicada. Si el bosque perece, la fauna puede extinguirse junto con él” (El nombre del mundo es Bosque)

 

“No era importante, después de todo. El no era más que un hombre. El destino de un hombre no tiene importancia” (El mundo de Rocannon).

 

“La luz es la mano izquierda de la oscuridad, y la oscuridad es la mano derecha de la luz; las dos son una, vida y muerte, juntas como amantes” (La mano izquierda de la oscuridad)

 

“Entre el pensamiento y la palabra hablada existe una fisura en la que puede penetrar la intención, el símbolo puede ser abstraído y la mentira admitida en la existencia” (La ciudad de las ilusiones)

 

“A veces hay demasiado sexo en nuestros autores. ¿Hay tanto sexo realmente en nuestra vida? Hablamos más de trabajo, de relaciones. La escritura sobre sexo no es muy buena. Eso cuando no es pura pornografía. Describir el sexo en general es más aburrido que el béisbol”

 

“La ciencia ficción no es algo menor. Y no es solo, ni especialmente, la Enterprise, Star wars o las tropas del espacio. Significa experimentar con la imaginación, responder preguntas que no tienen respuesta. Implica cosas muy profundas, que cada viaje es irreversible...”

 

“El sabio no pregunta, y el necio pregunta en vano” (Terramar)

 

“Encender una vela es proyectar una sombra...” (Terramar)

 

“Solo en el silencio la palabra, solo en la oscuridad la luz, solo en la muerte la vida, el vuelo del halcón brilla en el cielo vacío” (Terramar)

 

“Somos volcanes. Cuando nosotras las mujeres ofrecemos nuestra experiencia como nuestra verdad, como la verdad humana, cambian todos los mapas. Aparecen nuevas montañas”.

 

Novelas imprescindibles:

 

La mano izquierda de la oscuridad

 

El nombre del mundo es bosque

 

Los desposeídos

 

La serie de Terramar

 

El mundo de Rocannon

 

Planeta de exilio

 

terranarrr

Mapa de Terramar

 

CONTINÚA LEYENDO