Frases memorables de Orson Welles

"El escritor necesita una pluma, el pintor un pincel, el cineasta todo un ejército", decía Orson Welles, el cineasta estadounidense que debutó con solo 25 años con la magistral película "Ciudadano Kane". Rescatamos algunas de sus mejores frases.

El 6 de mayo de 1915 nacía  el cineasta George Orson Welles (1915-1985), creador de inolvidables obras de teatro, de programas radiofónicos y, sobre todo, de películas que han pasado a la historia como Ciudadano Kane, con la que debuto en el séptimo arte con solo 25 años. Estas son algunas de sus mejores frases.

"Nacemos solos, vivimos solos, morimos solos. Únicamente a través del amor y la amistad podemos crear la ilusión momentánea de que no estamos solos".

"El enemigo del arte es la ausencia de limitaciones".

"Odio la televisión del mismo modo que detesto los cacahuetes. Pero no puedo dejar de comer cacahuetes".

"Tener o no un final feliz depende de dónde decidas detener la historia".

"Lo peor es cuando has terminado un capítulo y la máquina de escribir no aplaude".

"El escritor necesita una pluma, el pintor un pincel, el cineasta todo un ejército".

"Me he pasado la mayor parte de mi vida adulta tratando de demostrar que no soy irresponsable".

"No rezo porque no quiero aburrir a Dios".

"Prefiero los viejos maestros, es decir John Ford, John Ford y John Ford".

"Dirigir películas es un refugio perfecto para los mediocres".

También te puede interesar:

"Todo en mí es una contradicción, al igual que en cualquier otra persona. Estamos hechos de oposiciones, vivimos entre dos polos. Hay un filisteo y un esteta en cada uno de nosotros, un asesino y un santo. Los polos no se reconcilian. Simplemente se reconocen".

"Conozco la teoría de que la palabra es secundaria en el cine, pero el secreto de mi trabajo es que todo está basado en la palabra".

"La de director de cine es la única profesión del mundo en la que puedes ser un completo incompetente y tener éxito durante 30 años sin que nadie lo descubra".

"He sido víctima de la más asombrosa serie de desgracias y de la más increíble de las buenas suertes. Con los actores y el equipo con los que he trabajado he sido muy afortunado, por el contrario he tenido muy mala suerte con los productores y el dinero".

"He gastado demasiada energía en cosas que no tienen nada que ver con una película. Ha sido un 2 % hacer películas y un 98 % trapichear (para conseguir dinero). No es manera de pasar la vida".

"Estoy en contra de la posteridad por principio, es casi tan vulgar como el éxito".

"Incluso si los viejos y buenos tiempos nunca existieron, el hecho de que podamos concebir un mundo así es, de hecho, una afirmación del espíritu humano".

"No creo que mi carrera artística sea algo tan valioso que deba anteponerse a mis convicciones".

No me veo a mí mismo como un profesional. Soy básicamente un aventurero. La gente más seria y profesional probablemente son quienes hacen mayores aportaciones al arte. No me gustaría ser uno de ellos".

"Siempre me ha interesado más experimentar que conseguir".

"Para mí el trabajo es parte de la vida, no sé distinguir entre ambas cosas. El trabajo es una expresión de la vida".

"Una película nunca es realmente buena, a menos que la cámara sea un ojo en la cabeza de un poeta".

Continúa leyendo