Frases geniales de Groucho Marx

Groucho

Tocaba muy bien la guitarra


Chico era conocido por tocar el piano (dirigió la Orquesta Chico Marx) y Harpo se convirtió en un arpista famoso, pero a Groucho le encantaba la guitarra. Pasaba horas practicando el Preludio de Rachmaninoff y se hizo amigo de la estrella de guitarra clásica Andrés Segovia. Tocó la guitarra en una película, Horse Feathers (1932). ¿Era bueno? Bueno, la superestrella de los años 30 Will Rogers dijo: "Groucho puede tocar tan bien en la guitarra como Harpo en el arpa, o Chico en el piano. Pero nunca lo hace. Así que es realmente lo que yo llamo un músico ideal; él puede tocar, pero no lo hace".



Su hijo fue un portento en el mundo del tenis



Hay algunas imágenes de Groucho jugando con Charlie Chaplin al tenis en 1937: que también fue el año en que sufrió su derrota más humillante. En agosto de 1937, su hijo Arthur, de 14 años, lo derrotó 6-0, 6-0 y pasó las siguientes tres semanas recibiendo lecciones extensas y practicando en el Beverly Hills Tennis Club de Hollywood. Arthur, que murió a la edad de 89 años en 2011, debutó como novelista en 1950 con The Ordeal of Willie Brown, extraído de su experiencia como tenista junior de alto rango en los años treinta.



Groucho bailó en el búnker de Adolf Hitler


En 1964, Groucho fue a Berlín con un grupo que incluía a su director de programa de radio Robert Dwan y su hija de 16 años, Judith Dwan Hallet. Visitaron la aldea de Dornum, donde nació su madre Minnie. y descubrió que todas las tumbas judías habían sido eliminadas por los nazis. Groucho alquiló un automóvil con un chófer y le dijo al conductor que llevara al grupo al búnker donde se dijo que Adolf Hitler se había suicidado. Vestido con su boina se subió a los escombros y luego se lanzó, sin sonreír, a una frenética rutina de baile de Charleston. El baile en la supuesta tumba de Hitler duró un par de minutos. "Nadie aplaudió", recordó Hallet. "Nadie se rió".

 

 

También te puede interesar:

Algunas de sus mejores frases:

 

"No reírse de nada es de tontos, reírse de todo es de estúpidos". 

"¡Hay tantas cosas en la vida más importantes que el dinero! ¡Pero cuestan tanto!"

"Jamás olvido una cara, pero en su caso, estaré encantado de hacer una excepción".

"Bebo para hacer interesantes a las demás personas". 

"Nunca pertenecería a un club que admitiera como socio a alguien como yo".

"Disculpen si les llamo caballeros, pero todavía no les conozco bien".

"Encuentro la televisión muy educativa. Cada vez que alguien la enciende, me retiro a otra habitación y leo un libro".

"¿Por qué debería preocuparme por la posteridad? ¿Qué ha hecho la posteridad por mí?"

"He pasado una noche estupenda... pero no ha sido ésta".

"Es mejor permanecer callado y parecer tonto que hablar y despejar las dudas definitivamente".

 

CONTINÚA LEYENDO