Frases célebres de Michael Ende

Obtuvo la Cruz de la Orden del Mérito de la República Federal de Alemania y también el Estilete de Plata.

 

Michael Ende (1929 -1995) fue un escritor, poeta, dramaturgo, novelista, actor y crítico de cine alemán, mundialmente conocido por sus libros de fantasía “Momo” (1973) y “La historia interminable” (1979), ambas llevadas al cine.

 

Su vida estuvo rodeada de arte y cultura. No en vano su padre era pintor surrealista (Edgar Ende) y vivió -tras haber servido en el ejército alemán- en una zona llena de artistas en Munich. Llegó incluso a estudiar interpretación en la escuela de Otto Falckenburg también en Múnich.

 

A los 20 años comenzó su entrada en el mundo literario con la redacción de relatos de índole infantil y juvenil. La obra fantástica “Jim Botón y Lucas el Maquinista” (1960) le valió el premio Deutscher Jugendbuchpreis como mejor libro alemán del año para público infantil.

 

Entre sus obras más destacadas destacan: “El libro de los monicacos” (1970), “Tragasueños” (1978), “El Goggolori” (1984), “El espejo en el espejo” (1986), El ponche de los deseos (1989) y Carpeta de apuntes (1994).

 

Ende murió a causa de un cáncer de estómago (diagnosticado en 1992) el 28 de agosto de 1995 a la edad de 65 años.

 

Os dejamos con sus frases más célebres:

 

“La ficción, la fantasía, necesita de la vida”.

 

“El horror pierde su espanto cuando se repite mucho”.

“Pero el tiempo es vida, y la vida reside en el corazón”.

 

“Debería ser más importante crear una fantasía que mostrar un mundo fantástico”.

“De pequeño aprendí todas las teorías (también aquellas que hoy en día todavía son revolucionarias) sobre el arte y la literatura”.

 

“El verdadero tiempo no se puede medir por el reloj o el calendario”.

“Lo que de fantasía hay en la película [sobre La Historia Interminable] apenas supera el nivel de un club nocturno del montón”.

 

“Cada libro es una nueva aventura en la que me abandono y de la que no sé a dónde me llevará. Al escribir siempre entro en una grave crisis en la que, de repente, tengo que movilizar todas las energías”.

 

"Cada vez se volvía más nervioso e intranquilo, porque ocurría una cosa curiosa: de todo el tiempo que ahorraba, no le quedaba nunca nada. Desaparecía de modo misterioso y ya no estaba".

 

"Existe una cosa muy misteriosa, pero muy cotidiana. Todo el mundo participa de ella, todo el mundo la conoce, pero muy pocos se paran a pensar en ella. Casi todos se limitan a tomarla como viene, sin hacer preguntas. Esta cosa es el tiempo".

 

"La humanidad es como una cadena infinita que unía al cielo con la tierra. Ningún eslabón de la cadena tenía valor en sí mismo, sino que servía a un conjunto en conexión con los demás… Todos eran igualmente valiosos, fuera cual fuera su posición".

 

"Las pasiones humanas son un misterio, y a los niños les pasa lo mismo que a los mayores. Los que se dejan llevar por ellas no pueden explicárselas, y los que no las han vivido no pueden comprenderlas".

 

"Un escritor que afirme con toda seriedad que describe la totalidad tal como es, o es tonto o un estafador. Pretende hacernos creer que está construyendo una bola terrestre en la escala 1:1. Dejando a un lado el hecho de que en la práctica eso es irrealizable".

 

También te puede interesar:
Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo