Frases de Erasmo de Rotterdam

Este filósofo, teólogo y humanista holandés marcó el pensamiento de una época y nos dejó una serie de frases esenciales en el pensamiento renacentista de ese momento.

 

Erasmo es considerado una de las mentes más grandes de la historia; fue un erudito humanista, teólogo, escritor, maestro y, tal y como él expresó, "un ciudadano del mundo". Su reputación durante su vida alcanzó las alturas más elevadas y se hundió en mínimos inesperados durante la crisis luterana. Sus textos y sus numerosas cartas figuran entre las obras más seminales de la cultura occidental.

 

Hijo ilegítimo de un sacerdote, Erasmo probablemente nació en 1466 en Rotterdam. Fue ordenado como tal en 1492 y estudió en París. A partir de 1499, adoptó la vida de un erudito independiente, se trasladó de ciudad en ciudad dando clases particulares, dando conferencias y manteniéndose en contacto con pensadores de toda Europa.

Comenzó a escribir alrededor de 1500, tanto en temas teológicos como seculares. Todo su trabajo muestra su gran aprendizaje y brillantez intelectual, pero también su humanidad e ingenio. Tradujo y editó muchas obras clásicas y cristianas primitivas y también publicó una edición crítica del texto griego del Nuevo Testamento que se basó en fuentes recientemente disponibles y fue inmensamente influyente. Simbolizaba el deseo humanista de volver a las fuentes de la tradición cristiana.

 

Cuando estalló la Reforma Protestante con la publicación de las Noventa y cinco Tesis de Martín Lutero en 1517, durante los siguientes 10 años, Erasmo se vería envuelto en un debate intelectual sobre la naturaleza humana, el libre albedrío y la religión. Aunque Erasmo apoyaba los ideales protestantes, estaba en contra del radicalismo de algunos de sus líderes y, en 1523, condenó los métodos de Lutero en su trabajo De libero arbitrio.

El 12 de julio de 1536, durante los preparativos para una mudanza a los Países Bajos, Erasmus cayó enfermo y murió de un ataque de disentería. Aunque permaneció leal a la Iglesia de Roma, no recibió los últimos ritos, y no hay evidencia de que pidiese un sacerdote. Esto parece reflejar su punto de vista de que lo que más importaba era la relación directa de un creyente con Dios.

 

Aquí tienes algunas de sus frases que, sin duda, te harán reflexionar, muchas de ellas pertenecientes a sus famosos Adagios.

 

"La paz más desventajosa es mejor que la guerra más justa".

"Caérsele el corazón a los pies".

"No tengo ninguna paciencia con los que dicen que la excitación sexual es vergonzosa y que estímulos venéreos no tienen su origen en la naturaleza, sino en el pecado. Nada está más alejado de la verdad".

"Llorar lágrimas de cocodrilo".

"En el país de los ciegos, el tuerto es el rey".

"Ningún hombre es sabio en todo momento, o sin su lado ciego".

"¿Qué es la vida sino una obra de teatro en la que cada uno hace un acto hasta que baja el telón?".

"Tiene un pie en la tumba".

"Tener ojos en la nuca".

"Más vale prevenir que curar".

"Dicen que se acrecienta el reino si se gana un lugar o una señoría para que se ponga después en las cartas: Señor de tal gente. Y no miran con cuántos robos de sus súbditos, con cuánta sangre, con cuántas viudeces y orfandades se compra aquel palmo de tierra que ganan".

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo