Frases célebres de Bette Davis

La actriz de enormes y expresivos ojos expresaba aún a los 81 años que 'Ojalá pueda seguir actuando siempre. Amo mi trabajo'.

 

Ruth Elizabeth Davis, más conocida como Bette Davis (1908 – 1989) fue una actriz de teatro, cine y televisión estadounidense, considerada uno de los principales “Mitos del Séptimo Arte” gracias, sobre todo, a sus dramas románticos. Era una actriz de carácter, con múltiples recursos y gran capacidad camaleónica.

 

 

De familia de clase media y de padres divorciados, inició sus estudios de interpretación muy joven en una compañía de teatro. Tras participar en diversas representaciones teatrales y acudir a la John Murray Anderson’s Acting Dramatic School de Broadway, se traslada a Hollywood para empezar sus primeras películas con Universal Studios. Decide incorporarse a Warner Bros, una decisión que fortaleció su carrera gracias a sus personajes cínicos, antipáticos, incombustibles y tremendamente altivos.

 

Participó en más de 100 películas a lo largo de su vida, fue la primera mujer en ser presidente de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas y obtuvo el premio de la Academia como Mejor Actriz en dos ocasiones (además fue la primera persona en alcanzar 10 nominaciones a los Óscar).

 

Davis siguió trabajando hasta poco antes de su muerte. Murió a los 81 años víctima de una larga lucha contra el cáncer de mama, dejándonos multitud de inolvidables obras como “Jezabel”, “Eva al desnudo”, “La loba” o “¿Qué fue de Baby Jane?”.

 

 

 

Os dejamos con sus frases más famosas:

 

“Hollywood siempre me quiso para que fuese bella, pero yo luché por el realismo”.

 

“Las mujeres fuertes sólo se casan con hombres débiles”.

 

“No me retiraré mientras siga manteniendo mis piernas y mi caja de maquillaje”.

 

“Trabajo para estar viva”.

 

“Si nunca has sido odiado por tu hijo, nunca has sido un padre”.

 

“Yo fui el Marlon Brando de mi generación”.

 

“Todo el mundo tiene corazón, excepto algunas personas”.

 

“Me casaría de nuevo si encontrara a un hombre que tuviera quince millones de dólares, me cediera la mitad, y me garantizara que estaría muerto dentro de un año”.

 

“La vejez no es lugar para señoritas”.

 

“Volvamos a esos días felices en los que aún había héroes”.

 

"“Nunca hubiese deseado ser un hombre. Siempre me sentí como la mujer que deseaba ser. Quiero sentirme realizada de manera personal y profesional como la mujer que soy. Algunos podrían decir que tengo envidia de los penes, pero la verdad es que lo único que siento por ellos es admiración.”

 

“Yo aconsejaría a las mujeres que evitasen los affaires con los hombres casados, si creen que alguna vez dejará a su esposa, aunque haya repetido que su esposa no lo entiende. El amor no es tan necesario para la felicidad de un hombre como sí lo es para una mujer. Si su matrimonio es satisfactorio, una mujer rara vez se extraviará. Pero un hombre puede estar felizmente casado y seguir aullándole a la luna".

 

“Joan Crawford y yo nunca hemos sido buenas amigas. No somos agradables. La admiro pero eso no impide que me sienta incómoda junto a ella. Para mí es la personificación de la estrella de cine. Siempre he pensado que la mejor interpretación de Crawford es el de Crawford".

También te puede interesar:
Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo