¿Por qué se llama canto gregoriano?

En este capítulo de Muy Música hablamos del origen del canto gregoriano.

 

Este canto tan antiguo se denomina gregoriano porque fue el papa Gregorio I en el año 600 quien introdujo este canto litúrgico.

El canto gregoriano tiene tres características: era monódico, es decir, tiene una sola voz; además, se cantaba a capella: sin instrumentos ni acompañamiento. Y, por último, no estaba sujeto a ningún compás.

Un dato curioso es que durante doscientos años los monjes aprendían este canto de oído, y pasaba de generación en generación. Pero en el siglo IX aparece Guido de Arezzo, que inventó un sistema de notación para que los monjes pudieran leer y recordar estos cantos, en muchos casos tan complicados.

Estas partituras son los llamados cantorales, pueden pesar cuarenta o cincuenta kilos y están llenos de pergaminos. Son tan grandes porque se compartían entre los monjes y tenían que leerse a distancia. Están formados por tetragramas, de cuatro líneas, en lugar de los pentagramas actuales. También contienen los neumas, que son los padres de las actuales negras, blancas y corcheas.  

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

CONTINÚA LEYENDO