Hildegarda Von Bingen, una heroína antimachista

Hoy hablamos de una mujer extraordinaria que fue lingüista, abadesa, bióloga, naturista y una música impresionante del medievo.


La música clásica ha sido, tradicionalmente, un medio muy machista.

En 1686 el Papa Inocencia VI declara: "La música es dañina para la modestia del sexo femenino porque las distrae de las funciones que les corresponde. Ninguna mujer, bajo ningún pretexto, debe leer música o tocar ningún instrumento musical".

Este disparate es renovado en 1703 por el Papa Clemente XI. Y estaréis pensando, “eran otros tiempos”. ¿Otros tiempos? No fue hasta febrero del año 1997 (¡1997!) que la Orquesta Filarmónica de Viena deja por primera vez entrar a una mujer, y a gente de otras etnias, como miembro de pleno derecho.

Hoy vamos a hablar de una superheroína antimachista: Hildegarda Von Bingen. Nació en el año 1098 en el seno de una familia muy común en el seno de una familia muy común y fue la menor de diez hermanas. Por esta razón, sus padres eran muy beatos, y la regalan como diezmo a la Iglesia. Ella, aunque parezca mentira, estaba encantada.

Hildegarda fue lingüista, abadesa, bióloga, naturista y una música impresionante del medievo. Fue una de las primeras mujeres en hablar abiertamente de sexo. De hecho, su descripción del orgasmo femenino fue una de las primeras de la historia. Hablaba de sexo de una manera ardiente y apasionada, a pesar de que fue una abadesa, y suponemos que mantuvo su virginidad.

Hildegarda avanza rapidísimamente en las filas de la Iglesia. Es elegida magistra por unanimidad entre sus compañeras y consigue algo muy inusual para una mujer en la época: fundar dos monasterios; uno en 1150 y otro en el año 1165. Incluso el propio Papa le permitió escribir sobre las experiencias místicas que tenía desde pequeña. Tuvo fans de todo tipo: desde la gente más normal hasta emperadores como el Emperador Federico I ‘Barba Roja’, que mantenía una relación epistolar con ella.

La música de Hildegarda fue muy innovadora para la época. Mientras el canto Gregoriano se desarrollaba en una sola octava para la voz, la música de Hildegarda se desarrollaba en dos octavas. Hildegarda compuso 78 piezas, agrupadas todas en la Sinfonía de la Armonía de las Revelaciones Celestes, compuesta entre los años 1140 y 1150.

Hildegarda vivió hasta los 81 años, que para la época era (y para ahora, también) un montón de años.

Finalmente fue declarada Santa en mayo de 2012. Podemos decir, sin duda, que Hildegarda Von Bingen fue una mujer extraordinaria.

¡Que la música güena os acompañe siempre!

 

CONTINÚA LEYENDO