El ADN, una herramienta muy eficaz para luchar contra el tráfico de menores

DNA Prokids es un proyecto que utiliza la identificación genética para luchar contra la trata de seres humanos, especialmente de niños y niñas.

 

El proyecto DNA Prokids pretende luchar contra la trata de menores, que implica distintos  delitos como secuestro, adopción ilegal o explotación laboral o sexual y que supone un grave problema en muchas regiones del mundo. ¿Por qué sucede? Entre otras cosas, los niños víctimas de la trata no están debidamente identificados y en muchos países es relativamente sencillo robar un menor y hacerlo pasar por un familiar.

La idea del proyecto es sencilla: generar bases de datos genéticos de manera que, por un lado, se tenga el ADN todos los niños que no están identificados (y que por ejemplo vayan a ser dados en adopción), y por otro el de los familiares que hayan denunciado la desaparición o robo de un menor. De esta forma, cuando se cruzan estos datos, se puede llegar a hacer una identificación, evitando que el niño sea víctima de la trata y facilitando que pueda ser devuelto a su familia biológica.

 

El programa DNA Prokids comenzó a implantarse de forma sistemática en algunos países en el año 2006, y desde entonces ya hay más de 1.200 niños que han podido ser identificados siguiendo esta metodología. “Esto no habría sido posible sin usar el ADN”, explica José Antonio Lorente, Catedrático en Medicina Legal y Forense de la Universidad de Granada y principal impulsor del programa, “el ADN es la única manera fiable para poner en relación a un menor con su familia”. 

En próximos vídeos explicaremos cómo se toman las muestras y cómo es el procedimiento de identificación que se sigue en este proyecto.