En la mente de los psicópatas

En teoría, las personas con esta anomalía psicológica son incapaces de ponerse en el lugar de los demás, pero según un estudio de la Universidad de Yale, pueden hacerlo cuando les conviene.

Nuestra imagen de los psicópatas está muy distorsionada por el cine y la literatura. Nos los imaginamos como monstruos capaces de cualquier cosa, pero los psicólogos nos dicen que eso solo resulta cierto en un porcentaje muy pequeño de los afectados por este trastorno mental, que lleva a quienes lo padecen a sentir indiferencia por los sentimientos y el bienestar del prójimo, al que manipulan sin escrúpulos en beneficio propio. 

La compleja mente de los psicópatas continúa siendo un misterio. Aparentemente, no les importan otros seres humanos, y eso ha llevado a pensar a los especialistas que son incapaces de ponerse en la piel de los demás y comprender cómo ven el mundo sus semejantes. Sin embargo, a menudo son personas simpáticas, convincentes y manipuladoras, comportamientos que exigen una aguda conciencia de los pensamientos ajenos. ¿Cómo solucionar esta desconcertante paradoja?

También te puede interesar:

Una indiferencia a la carta

Las investigaciones empíricas demuestran que, pese a su comportamiento antisocial, los psicópatas predicen correctamente las ideas y sentimientos de sus semejantes. Lo que viene a decir un nuevo trabajo de psicólogos de la Universidad de Yale es que no pueden ponerse automáticamente en la piel de los demás (algo que sí hace la gente corriente, de forma inconsciente), pero que sí son capaces de hacerlo si se lo proponen. Es decir, que sí pueden empatizar, pero que carecen de la propensión a hacerlo. 

Arielle Baskin-Sommers, autora principal de este trabajo, publicado en la revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America, obtuvo el permiso de las autoridades de Connecticut para trabajar con delincuentes recluidos en prisiones de máxima seguridad. Los sujetos estudiados jugaron a un videojuego en el que debían completar una tarea desde su propia perspectiva o desde la de un avatar que aparecía en una pantalla vestido de preso, como ellos. 

Durante el experimento, algunos de los reclusos mostraron mayor dificultad para actuar desde el punto de vista del avatar. Significativamente, eran sobre todo los encarcelados por delitos violentos. Sin embargo, cuando a estos mismos individuos se les pedía expresamente que actuaran como lo habría hecho ese avatar, lo lograban sin mayor dificultad.

Conclusión: los psicópatas poseen la capacidad de considerar los pensamientos y emociones de los demás, pero solo cuando hay de por medio un objetivo que alcanzar. Según Baskin-Sommers, tienen un déficit cognitivo que no había sido observado aún y que explicaría sus comportamientos antisociales y destructivos. 

Los investigadores de Yale esperan que este descubrimiento permita crear terapias que ayuden a los individuos psicopáticos a desarrollar estrategias para comprender a los demás, aunque parece muy difícil: según Robert D. Hare, psicólogo y profesor emérito de la Universidad de Columbia Británica (Canadá), el 1 % de la población mundial es psicópata. No parece mucho, pero estos sujetos son los responsables de más de la mitad de los crímenes violentos en los países desarrollados.

Francisco Jódar

Francisco Jódar

Periodista. Curioso. Escéptico reincidente. Optimista feroz: no hay mañana, pero me levanto todos los días a las 6.

CONTINÚA LEYENDO