El Asesino del Zodiaco

Pasó a la historia del crimen debido a una serie de homicidios de los que se jactaba mediante llamadas a la policía y cartas a la prensa. Un asesino en serie que engrosa la lista de crímenes sin resolver.

Aunque no todos los asesinos en serie anhelan su momento público de gloria, el Asesino del Zodiaco de California ciertamente sí lo hizo. Se aprovechó de la publicidad porque sabía que los homicidios eran el punto culminante del drama humano y suponían una excelente venta en los medio de comunicación.

De hecho, hay paralelismos clave entre el corto reinado del Asesino del Zodiaco y su lejano hermano de sangre victoriano, Jack el Destripador. Ambos casos han permanecido sin resolver y son dos de los asesinos en serie más reiterados en los anales de la historia del crimen. Han dado lugar a numerosas teorías de la conspiración y a muchos sospechosos, y ambos maniacos buscaron a la prensa para hacer oír su voz.

Cuando el Zodiaco hablaba, todos escuchaban. Tal era su poder y dominio. Logró lo que se propuso y se rio en la cara de los policías encargados de seguir su pista. “Les habla el Zodiaco” se convirtió en un encabezamiento tan escalofriante como la dirección que dio Jack con tinta roja en la carta enviada al jefe del Comité de Vigilancia, George Lusk: “Desde el infierno”.


Cartas de un asesino

El Zodiaco fue famoso por enviar cartas a la prensa y a la policía. El 1 de agosto de 1969, tres misivas escritas por la misma mano fueron mandadas al Vallejo Times-Herald, al San Francisco Chronicle y al San Francisco Examiner. El autor exigía que estos periódicos imprimieran un criptograma de tres partes en sus portadas. Combinadas y resueltas, revelarían la identidad del asesino y permitirían que la policía lo atrapara. El asesino dijo a los editores que, si no hacían lo que pedía, las consecuencias serían terribles: más personas morirían.

Aunque los equipos de redacción debatieron sobre si el criptograma y las cartas eran o no un engaño, consintieron y lo publicaron. A pesar de la vacilación inicial, la matanza no se produjo. The Chronicle incluyó citas del jefe de policía de Vallejo, Jack Stilitz, en las que pedía más información. Era una manera de provocar al autor o de establecer la validez de la correspondencia. Eso sí: los editores habían ofrecido al asesino una plataforma y el juego comenzó en serio. El 7 de agosto de 1969, el nombre por el que finalmente sería conocido (el Asesino del Zodiaco) comenzó a usarse debido a una carta, cuya línea de apertura sería igualmente icónica.

El Zodiaco escribió al San Francisco Examiner aludiendo directamente a las citas de Stilitz y revelando que seguía ávidamente las noticias. La carta manchada de tres páginas empezaba: “Estimado editor, es el Zodiaco quien le habla...”. El 8 de agosto, un afanoso profesor de secundaria de Salinas (California), Donald Harden, junto con su esposa Bettye, resolvió el criptograma de tres partes e informó a las autoridades de su escalofriante descubrimiento.

El mensaje solo se descifró parcialmente, ya que las últimas dieciocho letras permanecieron en el misterio. Tal vez no era más que un guirigay incluido petulantemente por el Zodiaco para dejar a la gente desorientada. Sobre todo, lo que el asesino había prometido –su identidad– no fue en absoluto revelado. En cambio, se jactaba de lo divertido que era matar y de que estaba reclutando esclavos para su vida futura. Las cartas y postales continuaron durante los siguientes años hasta que, como los asesinatos, cesaron de repente. Algunas fueron identificadas como auténticas y otras descartadas por parecer intentos de copia.

La última carta enviada a la prensa bajo el nombre de Zodiaco fue recibida en 1974, y a sus cuatro asesinatos oficiales se podrían quizá añadir otros cinco casos. El peculiar modus operandi del Asesino del Zodiaco estaba pensado para confundir a los policías y enaltecer la superioridad de su intelecto. Lamentablemente, ningún sospechoso ha sido condenado y la investigación continúa y desconcierta hasta el día de hoy.

Foto: La policía de San Francisco difundió este cartel de “Se busca” con un dibujo hecho tras el asesinato de Stine, una de las víctimas del Zodiaco.

Puedes leer íntegramente el reportaje “El asesino del Zodiaco” en el especial Muy Crimen 2 de Muy Interesante.

Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@zinetmedia.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.

Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Interesante en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.

CONTINÚA LEYENDO