Una IA descubre 11 nuevos asteroides peligrosos

Estos asteroides podrían colisionar con la Tierra después de 2131 y sus efectos serían tremendamente devastadores.

Existen un montón de rocas en nuestro sistema planetario cercano y, si bien es cierto que una gran parte de ellas nunca representará un peligro para nuestro planeta, otros, inevitablemente, sí lo harán y, en algún momento, la Tierra estará en curso acelerado con una roca espacial. De ahí que sea tan importante contar con esta información para tener el tiempo suficiente para poder dar con una estrategia adecuada para prevenir el impacto.

Una red neuronal artificial desarrollada por científicos de la Universidad de Leiden (Países Bajos) ha conseguido identificar hasta 11 nuevos asteroides considerados peligrosos que podrían colisionar con nuestro planeta después de 2131. El descubrimiento, que ha sido publicado en la revista Astronomy & Astrophysics no es baladí, pues cuentan con una masa suficiente para provocar un desastre como el de cientos de armas nucleares en caso de impacto.


La red neuronal llamada HOI (Identificador de objetos peligrosos) -que significa “hola” en holandés- es capaz de predecir si un asteroide, por muy lejano que esté en la actualidad, está en curso de colisionar con nuestro planeta.

 

También te puede interesar:

Resultados sorprendentes

Los investigadores incorporaron las órbitas del Sol y sus planetas en los próximos 10.000 años. Luego invirtieron la flecha del tiempo para ver qué es lo que sucedía en esa trayectoria temporal regresiva, incluyendo asteroides identificados hasta el momento y sus distribuciones orbitales.

La biblioteca de asteroides sirvió como material de capacitación para la red neuronal. Así, con la biblioteca de asteroides recién creada, la red neuronal analizó las trayectorias de 2.000 asteroides ya identificados por la NASA para averiguar si había posibilidades de que, en algún momento de nuestra historia cercana, podrían colisionar con nuestro planeta.


"Si rebobinas el reloj, verás los asteroides conocidos aterrizar nuevamente en la Tierra. De esta manera, puedes hacer una biblioteca de las órbitas de los asteroides que aterrizaron en la Tierra", explica Simon Portegies Zwart, coautor del trabajo.

El sistema de inteligencia artificial seleccionó 11 asteroides no identificados previamente por la NASA como peligrosos, no estaban inscritos como preocupaciones potenciales. Sin embargo, cada uno de ellos tiene más de 100 metros de diámetro, suficiente masa para transformarse en una fuerza explosiva catastrófica. Y podrían chocar contra la Tierra tarde o temprano. Si bien la probabilidad de que estos asteroides impacten en la Tierra es escasa o nula, estos asteroides, entre los años 2131 y 2923, se acercarán más de diez veces la distancia de la Tierra a la Luna.

 

¿Por qué no se habían localizado antes estos asteroides?

El hecho de que estos asteroides no hayan sido identificados previamente como potencialmente peligrosos se debe a que la órbita de estos asteroides es muy caótica. "Como resultado, no son localizados por el software actual de las organizaciones espaciales, que se basa en cálculos de probabilidad que utilizan costosas simulaciones de fuerza bruta", expone el experto.


En el futuro, a los científicos les gustaría mejorar su sistema para tener la opción de anticipar sobrevuelos arriesgados con una precisión significativamente más prominente. "Actualmente nos damos cuenta de que nuestra técnica funciona, sin embargo, nos gustaría profundizar en la investigación con una mejor red neuronal y con más información. La parte difícil es que pequeñas interrupciones en los cálculos de la órbita pueden conducir a cambios importantes en las conclusiones", aclara Portegies Zwart.

 

 

Referencia: John D. Hefele et al. Identifying Earth-impacting asteroids using an artificial neural network, Astronomy & Astrophysics (2020). DOI: 10.1051/0004-6361/201935983

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo