Susana Gaytán: “El envejecimiento no es una enfermedad, y por eso no necesita cura”

¿Cómo envejecer bien? ¿Llegará el día en el que consigamos el sueño de vivir eternamente?

 

Avanzamos hacia una sociedad cada vez más envejecida: seremos muchos y muy mayores, y estas circunstancias suponen un enorme desafío a varios niveles: por un lado,la ciencia y la medicina pueden ayudarnos a envejecer mejor y a combatir algunos de los estragos del paso del tiempo. A su vez, la política y las administraciones públicas deberán buscar mecanismos para garantizar el acceso de los mayores a la sanidad y a los cuidados, así como facilitar su integración en la comunidad.

El  envejecimiento fue uno de los temas protagonistas de las primeras jornadas de Ciencia en el Parlamento, una iniciativa ciudadana que pretende que la ciencia sea una de las fuentes que asesore y ayude a los políticos a tomar decisiones que, en definitiva, afectan a todos los ciudadanos. Aprovechamos la ocasión para hablar con Susana Gaytán, investigadora y profesora de Fisiología en la Universidad de Sevilla.

Las administraciones públicas deberán buscar mecanismos para garantizar el acceso de los mayores a la sanidad y a los cuidados, así como facilitar su integración en la comunidad

 

Para Gaytán, envejecer es lo natural y por ello no deberíamos hablar de ‘curar’ el envejecimiento o encontrar una vacuna para el mismo. Lo que necesitamos es envejecer bien, y esto se puede hacer tanto desde el estilo de vida como desde la medicina. Dieta mediterránea, ejercicio físico y una buena red de relaciones sociales serían los tres pilares clave que nos ayudan a cumplir años en buena forma. “Son factores que hacen que nuestro organismo, diseñado para envejecer bien, lo haga de manera adecuada”, apunta la experta. “Hay que trabajar dos aspectos: el social y el económico. Vamos a ser muchos y viviendo mucho tiempo. Tenemos que integrar el envejecimiento en la sociedad y hacer que sea útil”.

 

Medicina para envejecer mejor

Por otro lado, la medicina también es, por supuesto, una gran aliada ante el desafío de la vejez. “Entender cómo progresan enfermedades neurodegenerativas como el  párkinson o el  alzhéimer  e identificarlas antes de que produzcan daños irreversibles se traducirá en una salud pública mejor”, afirma la investigadora. Otro campo de estudio prometedor es el que atañe a los procesos inflamatorios (artrosis, artritis), que empeoran la calidad de vida de las personas mayores al ver restringida su movilidad.

 

Y, ¿qué pasa con temas como la criogenización? ¿Podremos vivir eternamente? Gaytán opina que es necesario ser cautos y realistas: con la tecnología actual la criogenización no es posible. Por otro lado, nuestro cuerpo no está diseñado para ser inmortal, y de hecho ya hay predicciones basadas en datos que estiman cuál es la esperanza de vida máxima para la que estamos programados genéticamente… ¿te atreves a decir un número?

 

CONTINÚA LEYENDO