¿Qué es el 'Monstruo de Tully'?

La extraña criatura aún sigue esperando una clasificación definitiva, pues la ciencia no se decide respecto a esta especie. ¿Era vertebrado o invertebrado?

El 'Monstruo de Tully' (Tullimonstrum gregarium) es una especie de babosa submarina con dos antenas coronadas por ojos y una larga trompa que termina en una boca llena de dientes afilados. Sabemos que este extraño monstruo marino con aspecto de alien habitó las profundidades de la Tierra hace unos 300 millones de años las aguas que actualmente conforman el estado de Illinois (EE. UU.). Existen miles de fósiles; todos ellos pertenecen a una formación llamada Mazon Creek pero, a pesar de numerosas investigaciones, los científicos no pudieron llegar a un consenso con respecto a su columna vertebral.


Desde que sus fósiles fueron desenterrados por primera vez en 1958, el "Monstruo de Tully", ha desafiado, por tanto, la clasificación. Esta extraña criatura de cuello estrecho, parecido a un tronco, nadó con aletas parecidas a las sepias situadas en la sección de la cola. No hace falta decir que parecía más una quimera o un fake que cualquier tipo de criatura real. Está claro que era muy distinta a cualquier otro animal que se haya encontrado en la Tierra. Sin embargo, así es.

Ahora, un nuevo estudio publicado en la revista Geobiology llevado cabo por un equipo de investigadores afiliados a varias instituciones en los EE. UU. y Alemania ha encontrado evidencia que sugiere que el monstruo de Tully era un vertebrado. En su artículo, el grupo describe su trabajo de microespectroscopía Raman de las criaturas antiguas y lo que aprendieron sobre ellas.

Un vertebrado, del que su pariente vivo más cercano es probablemente sea una lamprea. El análisis minucioso y de alta tecnología de los fósiles, permitió establecer que el Monstruo de Tully tenía agallas y una varilla o notocordio rígido (básicamente, una columna vertebral rudimentaria) que sostenía su cuerpo.

 


¿Cómo han llegado a esta conclusión?

En lugar de tratar de averiguar si el monstruo Tully era un verdadero vertebrado haciendo estudios anatómicos, los investigadores optaron por abordar el problema desde una perspectiva química. Señalaron que los invertebrados tienen quitina en los tejidos más duros que les ayudan a mantener su forma: la quitina está hecha de largas cadenas de moléculas de azúcar. En contraste, los vertebrados tienen ciertos tipos de proteínas y queratina que forman el colágeno que se encuentra en los animales con huesos de espalda.

El análisis de muestras mostró evidencia de que los tipos de proteínas y queratinas de los restos fósiles del Monstruo de Tully eran representativas de los vertebrados. Estos hallazgos sugieren, por tanto, que era un vertebrado, aunque los científicos reconocen que se requiere más investigación para poder hacer una confirmación final.

Eso sí, a pesar de resultar bastante aterradora su recreación -sus dientes no ayudan mucho-, el Monstruo de Tully más grande que se haya encontrado apenas mide 30 centímetros de largo.

"Es tan diferente de sus parientes modernos que no sabemos mucho sobre cómo vivía", llegó a decir Victoria McCoy, líder del primer trabajo publicado sobre esta criatura en 2016. "Tiene ojos grandes y muchos dientes, por lo que probablemente fue un depredador".

Referencia: Victoria E. McCoy et al. Chemical signatures of soft tissues distinguish between vertebrates and invertebrates from the Carboniferous Mazon Creek Lagerstätte of Illinois, Geobiology (2020). DOI: 10.1111/gbi.12397

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo