Neurocosas capítulo 11. La propiocepción, nuestro sexto sentido.

De entre las muchísimas cosas de ciencia que se explican mal en el colegio, una de ellas es decir que tenemos cinco sentidos. Además de la vista, el oído, el olfato, el gusto y el tacto; tenemos otros. Te los descubrimos.

00:00

De entre las muchísimas cosas de ciencia que se explican mal en el colegio, una de ellas es decir que tenemos cinco sentidos. Aparte de la vista, el oído, el olfato, el gusto y el tacto; tenemos otros sentidos. Entre ellos están la termocepción, es decir, ser capaz de sentir los cambios de temperatura; la nocicepción, la capacidad de sentir el dolor; y uno que muchas veces ha sido llamado “el sexto sentido”, la propiocepción.

La propiocepción es el sentido que nos permite saber constantemente cómo están nuestros músculos, la posición de nuestras articulaciones, la tensión en los tendones, etc. y gracias a podemos, entre otras cosas, saber en qué posición está nuestro cuerpo aunque no lo veamos.

Esto se consigue gracias a una serie de estructuras nerviosas distribuidas por todo el cuerpo entre las capas del músculo esquelético, articulaciones o los tendones. Los nervios que hay en estas estructuras tienen mecanoreceptores, es decir, receptores que se activan frente a cambios físicos como un estiramiento, un aumento o disminución de la tensión, etc. Y todos estos mecanoreceptores responden ante estos cambios activando nervios que transmiten constantemente esta información al cerebro.

La importancia de este sentido se ve claramente en los pacientes que lo pierden: pierden completamente el control sobre el cuerpo. Les cuesta mantenerse en pie, fallan al realizar cualquier tipo de movimiento, agarre, y para compensarlo tienen que concentrarse en cada movimiento, ver la parte del cuerpo que están moviendo: así consiguen con la vista compensar esta pérdida, pero, a oscuras o si no están mirando, no pueden hacer nada.

Tienen que estar todo el rato controlando conscientemente la postura del cuerpo, o la voz también les cambia porque está controlada por la propiocepción, por todas estas sensaciones que tenemos cuando hablamos (esto viene bien para que la voz no cambie mucho incluso cuando no nos podemos escuchar bien).

Así que gracias a propiocepción, que es uno de los sentidos que tenemos, somos capaces de sentir y controlar nuestro cuerpo con precisión.

Sobre Neurocosas:

Dirigido y presentado por Pablo Barrecheguren (@pjbarrecheguren), Neurocosas es un proyecto de divulgación científica hecho por Big Van, Científicos sobre ruedas (http://www.bigvanscience.com/index.html) y Muy Interesante (http://www.muyinteresante.es/) realizado con la ayuda de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT, https://www.fecyt.es/).

Etiquetas: cerebrocerebro humanociencianeurociencianeuronas

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar