La Tierra podría experimentar grandes inundaciones en la década de 2030

Una oscilación de la órbita de la Luna junto con la subida del nivel del mar que se espera, podría provocar inundaciones en 2030, según la NASA.

Un estudio de la NASA advierte que las inundaciones por marea alta o inundaciones molestas, como también se las llama, podrían volverse frecuentes en las costas de Estados Unidos en las próximas décadas.

Las inundaciones molestas son aquellas que se producen cuando las mareas alcanzan algo más de medio metro (0,6 m) por encima de la media diaria de la marea alta. Lo que ocurre es que se inundan las calles, las casas, el agua puede filtrarse por los desagües pluviales y los pozos negros pueden desbordarse. No son peligrosas, pero sí que causan daños si se prolongan en el tiempo. En 2019 en Estados Unidos se produjeron más de 600 inundaciones de este tipo, según datos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA). El presente estudio de la NASA publicado recientemente en la revista Nature Climate Change predice un aumento de dos a tres veces ese número.

Según los resultados, este incremento comenzaría alrededor del año 2030. Estaría vinculado a diversos factores como la subida del nivel del mar o el cambio climático. Este último va calentando la atmósfera terrestre, lo que produce que el hielo glacial se esté derritiendo en tiempo récord, vertiendo enormes cantidades de agua de deshielo al océano. Según datos facilitados por NOAA, el nivel medio del mar ha subido entre 21 y 24 centímetros desde 1880, y un tercio de esa subida se ha producido en los últimos 25 años. Para el año 2100, el nivel del mar podría aumentar entre 0,3 m y 2,5 m por encima de su nivel en el año 2000, dependiendo de la medida en que los seres humanos limiten las emisiones de gases de efecto invernadero en las próximas décadas.

La subida del nivel del mar recibirá una “ayudita” de la Luna a la hora de producir inundaciones. Es bien sabido que la Luna influye en las mareas, pero la fuerza de su atracción no es la misma todos los años. En su órbita se produce una oscilación o bamboleo que altera ligeramente su posición con respecto al planeta Tierra en un ciclo rítmico de 18,6 años. Cuando la Luna se encuentra a mitad de ciclo, la luna suprime las mareas en la Tierra. Esto hace que haya mareas altas más bajas y mareas bajas más altas. En la otra mitad del ciclo, las mareas se amplifican, las mareas altas son más altas y las bajas más bajas.

Actualmente nos encontramos en la mitad del ciclo en el que las mareas altas son más altas. El próximo ciclo de amplificación empezará a mediados de la década de 2030. Para esa fecha, los autores del estudio apuntan que el nivel global del mar habrá subido lo suficiente como para que esas mareas altas, más altas de lo normal, sean especialmente problemáticas.

A la subida del nivel del mar y lo que ocurrirá durante el ciclo lunar, hay que sumarles fenómenos atmosféricos como El Niño, que harán que las inundaciones se produzcan en determinados periodos del año. No será raro, por tanto, que se den meses enteros de incesantes inundaciones costeras.

“Este problema inicialmente regional debería convertirse rápidamente en nacional, afectando a todas las costas americanas”, afirman los autores del estudio en Live Science. “Si ocurren de 10 a 15 inundaciones cada mes, las empresas con parkings subterráneos ya no podrán funcionar”, declaró Phil Thompson, profesor asistente de la Universidad de Hawai al mismo medio. “Si la gente pierde su trabajo, este problema se convertirá en un tema importante a nivel nacional”, dijo Thompson.

Los autores del estudio recomiendan que se pongan en marcha medidas para limitar os efectos nocivos de estas inundaciones.

Continúa leyendo