Ciencia con Lau

El ser humano vuelve a la Luna en 2024

La NASA ya tiene un plan detallado que tiene por objetivo colocar de nuevo en la superficie lunar a un hombre, y a la primera mujer: el programa Artemisa. Pero además, con la visión puesta en enviar humanos a Marte.

 

Estamos a punto de cumplir medio siglo desde que el primer ser humano pisó la Luna. No hemos vuelto allí desde 1972, y muchos se preguntan cuándo volveremos a hacerlo, o incluso, cuándo alcanzaremos otros objetivos más ambiciosos, como Marte.

Pues bien. La NASA ya tiene un plan detallado que tiene por objetivo colocar de nuevo en la superficie lunar a un hombre, y a la primera mujer. Pero además, con la visión puesta en enviar humanos a Marte. Te contamos los detalles.

La NASA quiere poner humanos de nuevo sobre la Luna para el año 2024, pero además, establecer una presencia constante allí para el año 2028. ¿Qué quiere decir constante? En efecto, que la Luna pretende convertirse en una colonia más de la Tierra, en una extensión del territorio ocupado por los humanos.

Y eso también significa que comenzarán a producirse los primeros vuelos comerciales, es decir, los primeros turistas de la Luna.

Y ¿cómo planea la NASA hacer esto realidad? Gracias al programa llamado Artemisa. Se trata de un plan que detalla cómo, cuándo y por cuánto se realizará la misión de volver a colocar a humanos en la Luna. Este plan es público y puede verse en la web de la NASA; su última actualización está fechada en junio de 2019.

El plan está bautizado de manera muy poético, dado que Artemisa es la hermana gemela de Apolo y diosa de la Luna en la mitología griega. Cuando aterricen, los astronautas de Artemisa pisarán un lugar donde ningún humano haya nunca antes: el polo sur de la Luna. El siguiente paso será enviar humanos a Marte; así que Artemisa representa la próxima era de la exploración.

¿Qué tecnología va a usarse para este ambicioso objetivo? Serán los programas SLS y Orión. El cohete SLS (Space Launch System) es el único con potencia y la capacidad necesarios para transportar astronautas al espacio profundo a bordo de la nave espacial.

La tripulación viajará a bordo de la nave espacial Orión, con capacidad de llevar a cabo misiones de larga duración en el espacio, y con capacidad de reingreso seguro a la Tierra. Estos programas requerirán a más de 60.000 trabajadores en todo Estados Unidos.

¿Cuándo comenzará todo? Está previsto realizar hasta 11 lanzamientos desde 2020 hasta 2024.

En el año 2021 está previsto que se realice el primer vuelo de ensayo, no tripulado, con el cohete SLS con la nave Orión integrada, en la órbita lunar. Lo que han llamado programa Artemisa 1

Para 2022, los primeros tripulantes realizarán una prueba de vuelo a bordo de esta nave en la órbita de la Luna, en lo que se ha denominado como programa Artemisa 2.

Este mismo año comenzará a construirse la estación espacial Gateway, que se quedará en la órbita lunar, de manera similar a la Estación Espacial Internacional está situada en la órbita terrestre. Este será el lugar al que se acople la nave Orión, y desde donde los astronautas realizarán el descenso a la superficie lunar.

Para preparar esta estación, se lanzarán diferentes módulos por separado. Primero, en el año 2022, el módulo PPE, que será el primer módulo que forme parte de la estación Gateway. Después, en 2023, se lanzará el módulo MiniHab, que será el que permita el acoplamiento de la nave Orión en la estación Gateway.

Y, por fin, Artemisa 3 será la misión que coloque a los primeros humanos del siglo en la Luna para el año 2024. Es muy probable que se trate de dos personas, un hombre y una mujer, aunque todavía se desconocen sus identidades.

A partir del año 2025 habrá sucesivos vuelos comerciales, y es posible que veamos hasta un alunizaje por año. Y de ahí a 2028, el objetivo es realizer sucesivas estancias de humanos de larga duración en la Luna y programas y tests de impacto que preparen la futura exploración humana en Marte.

Ahora bien, ¿cuánto va a costar todo esto?

La administración  Trump tiene previsto destinar mil seiscientos millones de dólares. Pero no parece que sea en absoluto suficiente.

Serán necesarios mil millones para el desarrollo del transporte lunar humano. 651 millones para la finalización de los programas SLS y Orión. 132 millones para nuevas tecnologías que permitan vivir y trabajar a los astronautas; y 90 millones se necesitarán para realizar la exploración robótica en el sur lunar, porque también van a desplegarse allí rovers que estudien áreas demasiado difíciles de explorar para los humanos.

Y diréis, ¿qué vamos a hacer allí? ¿Cuál es el retorno científico de toda esta misión? Más allá de ampliar los límites de conocimiento humano, en áreas como la astrofísica, la heliofísica, y el conocimiento de la Luna y de nuestro propio planeta, o incluso entender cómo usar los recursos de que disponemos en la Luna para sostener la vida…

Esta misión es trascendental para el ser humano: no solo supone el siguiente paso de la exploración espacial, sino que conlleva un significado acerca de quiénes somos y cuál es nuestro lugar en el cosmos.

Continúa leyendo