El descubrimiento de Neptuno

Neptuno fue descubierto el 23 de septiembre de 1846, y su autoría generó una gran polémica.

 

El astrónomo Johann G. Galle (1812-1910) descubrió el planeta  Neptuno el 23 de septiembre de 1846 desde el observatorio astronómico de Berlín gracias a las observaciones previas del matemático francés Le Verrier (1811-1877).

Le Verrier dirigía el observatorio de París e hizo llegar sus predicciones a Galle a través de una carta; en ella le pedía que observase una cierta región del cielo en la que, según sus cálculos, debería encontrarse un nuevo planeta que explicaría las perturbaciones observadas en la órbita de Urano.

Galle utilizó un refractor construido por el físico alemán Joseph von Fraunhofer (1787-1826) y localizó el planeta muy próximo a la posición predicha por los cálculos de Le Verrier.

 

Un descubrimiento paralelo

Simultáneamente, en Cambridge, el matemático John Couch Adams (1819-1892) llevaba tiempo trabajando en el mismo problema y ya había calculado una posición para el planeta desconocido. En las semanas siguientes se desencadenó una agria polémica entre Francia e Inglaterra sobre la paternidad del hallazgo.

Hoy se considera que son igualmente meritorios del éxito del descubrimiento de  Neptuno tanto Adams como Le Verrier como, naturalmente, Galle Debido al color azul verdoso que presentaba el planeta, Galle lo bautizó con el nombre del dios del mar: Neptuno

Continúa leyendo