Descubren que algunos chimpancés tienen un hueso en el corazón

Un nuevo estudio revela un pequeño hueso que se forma en el tejido cardíaco de algunas especies de chimpancés. ¿Qué implicaciones tiene?

Un equipo de científicos de la Universidad de Nottingham (Reino Unido) ha descubierto que algunos chimpancés (Pan troglodytes ) tienen un hueso en el corazón, lo que podría ser vital para controlar su salud y conservación. Eso sí; muy pocas especies de animales tienen este curioso hueso, por lo que se trata de un hallazgo particularmente raro. La investigación se ha publicado en la revista Scientific Reports.

Utilizando escaneos de alta resolución para analizar la estructura del esqueleto cardíaco (tejido conectivo denso que sostiene el corazón) de los grandes simios mediante tomografía microcomputada, los expertos notaron calcificaciones creciendo en los corazones de algunos chimpancés. Esta tecnología de gran aumento permitió al equipo comparar la estructura y la morfología de cada corazón al tiempo que consideraba la edad, la causa de la muerte, el sexo y la presencia de comorbilidades significativas.


El análisis detallado de los corazones de un grupo de 16 chimpancés que estaban sanos o afectados por una enfermedad cardiaca reveló por primera vez que los primates tienen un hueso único en su corazón que puede desempeñar un papel clave en la aparición de enfermedades cardíacas, ritmos anormales e incluso "muerte súbita". El descubrimiento podría ayudar a gestionar las medidas de salud y conservación de las poblaciones en peligro de extinción.

Conocido como "os cordis", este hueso mide unos pocos milímetros y también está presente en otros animales, particularmente bovinos como el ganado vacuno, bueyes y búfalos (aunque también puede aparecer en ovejas, nutrias, perros o incluso jirafas).

Los investigadores de la Facultad de Medicina y Ciencia Veterinaria de Nottingham señalan que el hueso se encontró en chimpancés con un tipo de enfermedad cardíaca llamada fibrosis miocárdica idiopática, una de las causas más importantes de muerte en los grandes simios cautivos y un tipo de enfermedad cardíaca que se puede dar tanto en chimpancés como en humanos.

Cada corazón diagnosticado con enfermedad cardíaca (13 de los 16 chimpancés) también mostró formación de hueso o cartílago, así como niveles elevados de colágeno en los tejidos adyacentes al hueso o cartílago.

 

hueso-corazon2
Rutland

¿Podrían tener este hueso también los humanos?

"El descubrimiento de un nuevo hueso en una especie es un evento raro, especialmente en chimpancés que tienen una anatomía tan similar a la de las personas. Plantea la cuestión de si algunas personas también podrían tener un os cordis", dijo el autor principal, el Dr. Catrin. Rutland de la Universidad.

Nunca antes se había identificado algo así en los chimpancés, ni en ningún otro gran simio, lo que lleva al equipo de investigación a especular sobre la anatomía humana.

Los chimpancés salvajes se consideran en peligro de extinción, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) y las enfermedades cardiovasculares son comunes, pues afectan a más de las tres cuartas partes de los chimpancés adultos que murieron en cautiverio entre 1990 y 2003. En los humanos, la mineralización del esqueleto cardíaco generalmente se debe a la edad y se asocia con enfermedades cardiovasculares.


"Buscar formas de ayudar a los chimpancés con enfermedades cardíacas es esencial. Comprender lo que le está sucediendo a sus corazones nos ayuda a controlar su salud", dijo Sophie Moittié, coautora del estudio.

 

 

Referencia: Sophie Moittié, Kerstin Baiker, Victoria Strong, Emma Cousins, Kate White, Mátyás Liptovszky, Sharon Redrobe, Aziza Alibhai, Craig J. Sturrock, Catrin Sian Rutland. Discovery of os cordis in the cardiac skeleton of chimpanzees (Pan troglodytes). Scientific Reports, 2020; 10 (1) DOI: 10.1038/s41598-020-66345-7

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo