¿Por qué flotan los cadáveres?

Los cadáveres se hunden a medida que el aire de los pulmones es reemplazado por agua. Pero, ¿por qué vuelven a flotar tras unos días?

iStock

La respuesta corta es muy sencilla. Inicialmente, el cuerpo probablemente se hundirá rápidamente hasta el fondo, pero a medida que este se descompone y se liberan gases en el cuerpo, el cadáver volverá a la superficie como resultado de la flotabilidad.

 

La densidad del cuerpo humano es similar a la densidad del agua, y lo que nos mantiene flotando es, básicamente, el aire en nuestros pulmones. De ahí que un cadáver comience a hundirse a medida que el aire en sus pulmones es reemplazado por agua. Una vez que no queda aire en los pulmones, el cuerpo acabará en el fondo. Pero... cuando cualquier organismo muere, pasa por la fase de putrefacción: una serie de cambios químicos, físicos y biológicos que terminan devolviendo el cuerpo a la cadena alimentaria.

 

También te puede interesar:

¿Por qué los cuerpos muertos parecen flotar naturalmente?



Así, en este momento, las bacterias que normalmente viven en el sistema digestivo continúan alimentándose de las proteínas y el azúcar en los tejidos blandos del cuerpo, y
excretan gases como dióxido de carbono, amoníaco, hidrógeno y metano. A medida que estos gases se acumulan en las cavidades del cuerpo, el cadáver comenzará a ascender hacia la superficie del agua.

Queda claro, por tanto, que si vemos un cuerpo flotando en el agua, no significa que se haya ahogado inmediatamente. De hecho,
si una persona se ahoga, probablemente le llevará más tiempo al organismo volver a la superficie.

El aire en nuestros pulmones actúa como una fuerza de flotación para el cuerpo, lo que hace imposible que te tumbes en el fondo de una piscina. Sin embargo, en el caso de un cadáver, no tienen control sobre si sus pulmones se llenan o no.
Si el cadáver cae boca abajo en el agua, es posible que nunca se hunda hasta el fondo, ya que no habrá una posibilidad real de que el aire escape de los pulmones. Sin embargo, si el cadáver está boca arriba, el aire puede escapar, el agua tomar su lugar y el cuerpo hundirse rápidamente.

 

iStock

Muerte por ahogamiento



Si una persona se ahoga, no fallece necesariamente porque el agua haya llenado sus pulmones; sino que, por el contrario,
lo habitual es que la persona se asfixie porque la tráquea se cierra ante la presencia de agua. En este caso, un cuerpo podría flotar potencialmente por períodos más largos antes de hundirse irremediablemente en el fondo.

 

 


De vuelta de las profundidades



Volvamos a las bacterias de nuestro organismo. Ya hemos visto que el hecho de que el cuerpo muera no significa que las bacterias dentro del cuerpo también lo hagan.
Solo necesitan para vivir una fuente de alimento, e incluso pueden funcionar anaeróbicamente en ausencia de oxígeno. Así que mientras las bacterias consumen nuestros intestinos y demás, liberan gas y como este gas no tiene a dónde ir, comenzará a llenar otras partes del cuerpo.

A medida que el cuerpo comienza a hincharse y pudrirse lentamente, ese gas recién formado desarrolla la misma inclinación por la flotabilidad que el oxígeno, lo que elevará el cadáver a la superficie. El cadáver puede romperse debido a la presión del aire en el interior; en este punto,
el cuerpo podría hundirse por segunda vez, aunque el proceso de descomposición y putrefacción continuaría, llenando el cuerpo de gas y enviándolo nuevamente a la superficie.

 

Si bien es cierto que el volumen del cuerpo aumentará notablemente, el peso del cadáver no, lo que facilitará la flotación del cuerpo. Teniendo en cuenta las salvedades posibles, un cadáver podría volver a la superficie en unas pocas horas, días, o incluso semanas.

Una última curiosidad: el proceso de descomposición es particularmente lento a temperaturas extremadamente frías, por lo que podría alargarse el tiempo hasta que un cuerpo reaparezca en la superficie.

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo