¿Por qué es blanca la nieve?

Todos estamos habituados a ver la nieve de color blanco pero, ¿te has preguntado por qué tiene ese color y no es transparente?

nieve-blanca
iStock

Si el agua o el hielo son transparentes, ¿por qué la nieve es blanca? La mayoría de nosotros reconocemos que el agua, en su forma pura, es incolora. Las impurezas, como pueden ser el barro en un río, permiten que el agua adquiera otros matices.

En el caso de la nieve, esta también puede adquirir otras tonalidades, dependiendo de ciertas condiciones. Así, cuando la nieve se compacta, puede adquirir un tono azul, muy común en el hielo azul de los glaciares. Pero el color blanco o el azul no son los únicos colores de la nieve o el hielo. Las algas pueden crecer en la nieve, haciéndola parecer más roja, naranja o incluso de color verde. Recordaremos haber leído acerca de la “nieve de sandía”, provocada precisamente por un tipo de algas amantes del frío que viven dentro de la capa de nieve, coloreando la nieve de esta insólita tintura.

Las impurezas en la nieve -como el ejemplo que hemos comentado antes-, por tanto, harán que parezca de un color diferente, como puede ser amarillo (creo que no es ningún misterio para nadie ver nieve de color amarillo; si la ves, ten por seguro que hay huellas de animales cerca) o marrón. La suciedad y los escombros cerca de una carretera pueden hacer que la nieve parezca gris o incluso negra.

¿De dónde obtiene su color distintivo?

A pesar de estas coloraciones, la característica más conocida de la nieve es su níveo color. ¿De dónde proviene entonces su blancura?

Debemos recordar que la luz visible se compone de muchas frecuencias de luz diferentes. Nuestros ojos detectan esas frecuencias como colores. Los objetos tienen colores distintos porque las partículas que componen dicho objeto tienen distintas frecuencias de vibración. En el caso de la energía luminosa, las moléculas y los átomos absorben una cierta cantidad de energía dependiendo de la frecuencia de la luz y luego emiten esta energía absorbida en forma de calor. Esto significa que algunos objetos absorben ciertas frecuencias de luz más que otros.


Entonces, si la nieve es transparente, ¿por qué tiene color? Comprender las propiedades físicas de la nieve y el hielo nos ayuda a comprender el color de la nieve. Resulta que el hielo no es transparente, sino translúcido, lo que significa que los fotones de luz no atraviesan el material directamente; más bien, las partículas del objeto cambian la dirección de la luz. El resultado es que la trayectoria del fotón de luz se altera y sale del hielo en una dirección diferente a la que entró en el hielo. Teniendo en cuenta que la nieve no es sino un montón de cristales de hielo diminutos -de distinta forma y estructura- unidos, cuando un fotón de luz entra en una capa de nieve, atraviesa un cristal de hielo en la parte superior, que modifica ligeramente de dirección, enviándolo a un nuevo cristal de hielo, que hace exactamente lo mismo.


En esencia, todos los cristales de hielo hacen rebotar la luz por todos lados. Hace lo mismo con todas las frecuencias de luz (rojo, naranja, amarillo, verde, azul, índigo y violeta) y el "color" de todas las frecuencias combinadas en el espectro visible nos da como resultado el color blanco, por lo que este es el color que vemos en la nieve. Por eso nuestro ojo "ve" el blanco cuando miramos la nieve, porque parte de la luz que incide en la nieve se dispersa por igual en todos los colores espectrales y, dado que la luz blanca está formada por todos los colores del espectro visible, vemos los copos de nieve blancos.


Pero nadie ve un copo de nieve a la vez. Por lo general, vemos millones de copos de nieve cubriendo el suelo. A medida que la luz golpea la nieve en el suelo, hay tantos lugares para que la luz se refleje que ninguna longitud de onda única se absorbe o refleja constantemente.

 

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo