¿A qué velocidad se expande el universo?

La velocidad de la expansión del universo puede ser diferente dependiendo de lo lejos que mires hacia atrás en el tiempo.

¿A qué velocidad se expande el universo?

 

Copérnico fue el primero que desterró la idea de que somos el 'centro' de universo al presentar su teoría heliocéntrica. Y, con el paso de los siglos, la ciencia ha demostrado que la idea de ‘centro’ del universo parece un constructo humano y que no se da en el cosmos. Pero de lo que sí están seguros los científicos es de que las galaxias se alejan entre sí, es decir: que el universo está en expansión.

Y si está en expansión, ¿dónde empezaron a alejarse las galaxias? ¿Cuál fue el punto del que partió la gigantesca explosión cósmica del Big Bang, que dio origen a toda la materia y energía? Pensar en esto es, para los científicos, algo inútil, dado que el universo podría ser infinito. Es como imaginar un globo hinchándose, con muchos puntos en su superficie que se alejan entre sí cada vez más: No hay un solo lugar desde el cual el universo se esté expandiendo, sino que todas las galaxias están alejándose de todas las demás.

 

Ahora bien, si las galaxias se alejan entre sí, ¿a qué velocidad lo hacen? Un estudio publicado en la revista Astrophysical Journal ha llegado a la conclusión de que la velocidad de la expansión del universo puede ser diferente dependiendo de lo lejos que mires hacia atrás en el tiempo. Una idea que podría sugerir que son necesarios nuevos modelos físicos para analizar este complejo concepto del cosmos.

¿Qué idea tienen los científicos de la velocidad a la que se expande el universo? Existen dos mediciones, y ambas se consideran bastante precisas. Pero, cuando se comparan los datos, hay un importante ‘gap’ que los científicos no pueden solventar. Por eso, puede que las conclusiones de la nueva investigación aporten nuevas pistas sobre cómo debemos realizar estas mediciones, o incluso implicar la creación de modelos cosmológicos completamente renovados, como una ‘nueva Física’.

 

La Constante de Hubble

La ley de Hubble es la observación de que las galaxias más distantes entre sí se están alejando a un ritmo más rápido. Esto significa que las galaxias más cercanas entre sí se están alejando a un ritmo relativamente lento en comparación.

La relación entre la velocidad y la distancia de una galaxia está establecida por la Constante de Hubble, que es aproximadamente de 80 kilómetros por segundo por Mega Parsec (una unidad de longitud en astronomía; 1 megapársec (Mpc) equivale a unos 3,26 millones de años luz).

 

Este ritmo de expansión del universo, con galaxias cercanas alejándose más lentamente que las galaxias distantes, es lo que uno espera para un cosmos que se expande uniformemente con energía oscura (una fuerza invisible que hace que la expansión del universo se acelere) y materia oscura (una forma desconocida e invisible de materia que es cinco veces más común que la materia normal).

 

Pero la Constante de Hubble se ha cuestionado con el paso de las décadas: su precisión aún es objeto de debate; y la voluntad de conseguir la máxima exactitud en ella es lo que condujo al descubrimiento de la energía oscura, (e inspiró posteriormente la construcción del telescopio Hubble).

 

La gran contradicción que encuentran los científicos es que la Constante de Hubble no termina de ser exacta del todo, dado que, como decíamos, se conocen dos mediciones (ambas se consideran muy fiables) sobre la velocidad a la que se expande el universo que no encajan entre sí.

  • Por un lado, tenemos medidas muy precisas del Fondo Cósmico de Microondas (el resplandor del Big Bang) de la misión Planck, que ha medido la Constante de Hubble a aproximadamente 67,4 km / s / Mpc.

 

  • Por otro lado, tenemos medidas de estrellas pulsantes en galaxias locales, también extremadamente precisas, que han medido la Constante de Hubble a 73,4 km / s / Mpc.

 

Por tanto, ¿a qué se debe esta diferencia en las predicciones, si ambas parecen ser enormemente precisas? Puede que el modelo cosmológico actual esté, de hecho, equivocado.

Aun así, nadie ha presentado otro modelo convincente que pueda explicar esto y, al mismo tiempo, encaje con el resto de observaciones que se realizan en el cosmos. ¿Se trata entonces de una nueva Física, que aún desconocemos?

Otra explicación más sencilla es que tal vez existen incógnitas desconocidas en los datos que han podido pasarse por alto.

No obstante, si el modelo cosmológico actual está equivocado y es cierto que se requiere una nueva Física para explicar estas nuevas medidas, el resultado sería un cambio espectacular en la imagen que actualmente tenemos del cosmos.

CONTINÚA LEYENDO