La nebulosa del Águila, donde nacen las estrellas