MetOp-B, el nuevo satélite del clima