Marie Curie

Marie Curie, pionera de las mujeres en la ciencia

"Convendría sentir menos curiosidad por las personas y más por las ideas". Si por algo destacó Marie Curie (nacida Maria Salomea Skłodowska) desde su niñez fue por su curiosidad y sus ansias de aprender. La mujer que acabaría por ser considerada la madre de la física moderna y una de las figuras más importantes del mundo académico pasó su vida defendiendo el valor de sus investigaciones y su derecho a llevarlas a cabo.

Los primeros obstáculos los encontró en su Polonia natal, país controlado por Rusia en el momento de su nacimiento (1867) en el que las mujeres tenían prohibido el acceso a la educación superior. Animada por su padre, profesor de física, y por la pasión que sentía hacia las ciencias, ella y su hermana ingresaron en una universidad clandestina que admitía a mujeres en sus aulas. El dinero de la familia (parte del cual lo había ganado Marie trabajando como institutriz) se destinó a que su hermana Bronislawa pudiera ir a París para estudiar Medicina, pero el destino quiso que se casara al poco tiempo y que esa oportunidad pasase a manos de Marie. Ingresó en la Sorbona para cursar Matemáticas y Física en 1891.

Marie Curie fue la primera de su promoción, una de las dos únicas mujeres que se graduaron en la Sorbona en 1893 y la primera en conseguir el doctorado en esta universidad. En 1895 se casó con Pierre Curie, en quien encontró un compañero de vida y de trabajo. Empezarían a estudiar juntos los minerales radiactivos debido a que este fue el tema elegido por Marie para el doctorado, aunque acabaría por convertirse en el campo al que dedicarían su vida. En 1898 anunciaron el descubrimiento del polonio y del radio y en 1903 recibieron el Nobel de Física por su trabajo en torno a la radioactividad.

La trayectoria de Marie Curie siguió en solitario desde 1906, año en el que Pierre murió al ser arrollado por un carro de caballos. A pesar del deterioro sufrido en su salud por la exposición continuada a elementos radiactivos y a los episodios de depresión posteriores a su viudedad, Marie Curie se convirtió en la primera profesora con cátedra y jefa de laboratorio de la Sorbona, dirigió el Instituto del Radio de París e hizo interesantes avances en el uso de la radioterapia para combatir el cáncer. En 1911 la Academia Sueca decidió concederle un segundo Premio Nobel (esta vez el de Química).

Marie Curie murió en julio de 1934 y este periodo entre su fallecimiento por anemia aplásica estuvo plagado de reconocimientos y éxitos. Durante la Primera Guerra Mundial creó “ambulancias radiológicas” y colaboró con la Cruz Roja francesa para salvar a los soldados heridos del frente y en 1922 pasó a formar parte de la Academia Nacional de Medicina de Francia. Su legado, tanto histórico como científico, sigue muy presentes en la actualidad.

Amor entre probetas

En el Día de San Valentín, seleccionamos a cinco parejas de científicos que compartieron su pasión por la ciencia pero tam...

Daniel Delgado

Daniel Delgado

Periodista en construcción. Soy de los que puede mantener una conversación solo con frases de ‘Los Simpson’ y de los que recuerda sus viajes por lo que comió en ellos. Es raro no pillarme con un libro o un cómic en la mano. Valhalla or bust.

Continúa leyendo