XENON1T: la gran esperanza para detectar materia oscura

El nuevo detector, inaugurado en laboratorio subterráneo de Gran Sasso (Italia), podría descubrir por fin de qué está hecho ese enigmático ente.

 

De ahí la gran expectación que ha despertado la inauguración del detector XENON1T, situado en las profundidades de la montaña italiana Gran Sasso, a unos 150 kilómetros de Roma. Se trata del mayor cazador de WIMPs nunca construido: sus 3,5 toneladas de xenón líquido multiplicarán casi por diez la sensibilidad del laboratorio LUX, en Dakota del Sur, el detector de materia oscura más grande hasta ahora.

 

Los responsables de XENON1T esperan que se sume a los experimentos de Gran Colisionador de Hadrones (LHC) –también a la caza de WIMPs– a partir de marzo de 2016. Las apuestas son muy altas: si ninguno de los dos atrapara las ansiadas partículas masivas de interacción débil, tal vez habría llegado el momento de hacer borrón y cuenta nueva y descartar la teoría de la supersimetría, la preferida de los físicos teóricos.

 

El XENON1T consiste principalmente en un tanque con 3.500 kilos de xenón líquido a -95 grados centígrados, sumergido a su vez en 700 metros cúbicos de agua ultrapura. Si una partícula WIMP interactuara con un átomo de xenón, se producirían destellos luminosos que pueden ser captados, en teoría, por los 248 fotomultiplicadores del detector, aparatos capaces de registrar la emisión de un solo fotón.

Etiquetas: astronomíacienciainnovaciónmateria oscura

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS