Vuelven a detectar ondas gravitacionales

El observatorio internacional LIGO detecta ondas producidas por la colisión de dos agujeros negros que han formado otro de 49 masas solares.

También te puede interesar: Las ondas gravitatorias nos visitan por segunda vez

La nueva detección ocurrió durante la actual temporada de trabajos de observación de LIGO, que empezó el 30 de noviembre de 2016 y se prolongará hasta el verano. LIGO es una colaboración científica que cuenta con miembros repartidos por todo el mundo. Las observaciones se llevan a cabo por medio de dos detectores situados a más de 3.000 km de distancia. Uno de ellos está en Hanford, en el estado de Washington, al noroeste de Estados Unidos, y el otro en Livingston (Louisiana), en el sureste.


La última detección es la más lejana de las tres realizadas hasta ahora, ya que se encuentra a casi 3.000 millones de años luz de distancia, frente a los 1.300 y los 1.400 millones de años luz de las dos detecciones anteriores. La nueva observación también proporciona pistas sobre las direcciones de giro de los agujeros negros. A medida que los dos agujeros negros se enroscan en espiral el uno alrededor del otro, giran también sobre sus propios ejes, igual que harían un par de patinadores sobre hielo girando individualmente, al mismo tiempo que también evolucionan el uno alrededor del otro.


Pie de foto: Recreación de la fusión de los dos agujeros negros de la NUEVA detección de LIGO.

CRÉDITO IMAGEN: Numerical-relativistic Simulation: S. Ossokine, A. Buonanno (Max Planck Institute for Gravitational Physics) and the Simulating eXtreme Spacetime project Scientific Visualization: T. Dietrich (Max Planck Institute for Gravitational Physics), R. Haas (NCSA)

Etiquetas: agujeros negrosastronomíaciencia

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar