Una proteína del hígado podría originar la enfermedad de Alzheimer

Un ensayo realizado en ratones indica que la proteína amiloide producida en el hígado puede causar neurodegeneración en el cerebro.

hígado
John Charles Louis Mamo, Lam V et al., 2021, PLOS Biology, CC BY 4.0

Se sabe que los depósitos de proteína beta amiloide (A-beta) en el cerebro son una de las características patológicas de la enfermedad de Alzheimer y están implicados en la neurodegeneración tanto en pacientes humanos como en modelos animales de la enfermedad. Pero A-beta también está presente en órganos periféricos, y los niveles sanguíneos de A-beta se correlacionan con la carga de amiloide cerebral y el deterioro cognitivo, lo que aumenta la posibilidad de que la A-beta producida periféricamente pueda contribuir a la enfermedad. Probar esa hipótesis ha sido difícil, ya que el cerebro también produce A-beta, y distinguir la proteína de las dos fuentes supone todo un desafío experimental.

Un trabajo publicado en la revista PLOS ONE sugiere que el hígado, a través de la producción de esta proteína, puede desempeñar un papel importante en la aparición o progresión de la enfermedad. Los investigadores desarrollaron un modelo animal con un ratón que solo producía A-beta en las células del hígado y demostraron que la proteína era transportada en la sangre por lipoproteínas ricas en triglicéridos, al igual que en los humanos, y pasaba de la periferia al cerebro. Los ratones desarrollaron neurodegeneración y atrofia cerebral, que se acompañó de inflamación neurovascular y disfunción de los capilares cerebrales, ambos comúnmente asociados con la enfermedad de Alzheimer. Los ratones afectados se desempeñaron mal en una prueba de aprendizaje que depende de la función del hipocampo, la estructura del cerebro que es esencial para la formación de nuevos recuerdos.

Los hallazgos de este estudio indican que la A-beta derivada periféricamente tiene la capacidad de causar neurodegeneración y sugieren que la A-beta producida en el hígado es un contribuyente potencial a la enfermedad. Si esa contribución fuera significativa, los hallazgos pueden tener importantes implicaciones para comprender la enfermedad de Alzheimer. Hasta la fecha, la mayoría de los modelos de la enfermedad se han centrado en la sobreproducción cerebral de A-beta, que imita los raros casos genéticos de la enfermedad de Alzheimer en humanos. Pero para la gran mayoría de los casos, no se cree que la sobreproducción de A-beta en el cerebro sea fundamental para la etiología de la enfermedad. En cambio, los factores del estilo de vida pueden desempeñar un papel más importante, incluida una dieta alta en grasas, que podría acelerar la producción de A-beta en el hígado.

Limitaciones al trabajo

“Este estudio en pequeños grupos de ratones es interesante, pero queda un largo camino por recorrer para comprender si las proteínas del hígado podrían contribuir a la enfermedad de Alzheimer humana”, reflexiona Tara Spires-Jones, director adjunto del Centro para el Descubrimiento de las Ciencias del Cerebro de la Universidad de Edimburgo en declaraciones a Science Media Centre. “Este artículo proporciona datos que muestran que en ratones, la expresión de un gen relacionado con el alzhéimer en el hígado provoca cambios cerebrales. Si bien estos hallazgos son interesantes, conviene recordar que los ratones no muestran los cambios cerebrales típicos relacionados con la enfermedad de Alzheimer, y tampoco se hizo una caracterización completa de la muerte de las células cerebrales.

Referencia: Lam et al ‘Synthesis of human amyloid restricted to liver results in an Alzheimer disease–like neurodegenerative phenotype’ PLOS Biology

Continúa leyendo