Una extraña forma de vida podría florecer en las profundidades de las estrellas

Una nueva teoría propone que podría existir una forma de vida extrema viviendo dentro de las propias estrellas.

extraña-vida
iStock

La búsqueda de vida extraterrestre en el universo o indicadores de la vida en el universo suele centrarse en factores muy particulares, sobre todo teniendo en cuenta lo que sabemos sobre nuestro planeta, que es, hasta el momento, el único lugar del cosmos conocido en el que existe la vida. Así, tenemos en cuenta exoplanetas que orbitan alrededor de soles distantes. Sin embargo, es posible que haya, posiblemente, diferentes tipos de vida ahí fuera que no se parecen a nada que hayamos imaginado antes. Y una nueva teoría propuesta por un equipo de investigadores en Nueva York sugiere que una forma extrema de "vida nuclear" podría estar viviendo dentro de las estrellas.

 

¿Hemos pasado por alto una fuente de posibles criaturas extremófilas? (las propias estrellas)

 

Tal y como contamos con organismos extremófilos aquí mismo en la Tierra, organismos que habitan esencialmente en los entornos más excesivos y aparentemente inhóspitos que el planeta soporta, como los tardígrados que son capaces de sobrevivir a una explosión radiactiva mil veces mayor que la que supondría la muerte para un ser humano o bacterias como Thermophilus aquaticus, también podría haber extremófilos dentro del universo más amplio.

En este nuevo planteamiento publicado en la revista Letters in High Energy Physics, las especies podrían nacer, evolucionar y prosperar en... el interior de las estrellas. Se trata de una hipótesis curiosa de los físicos Luis Anchordoqui y Eugene Chudnovsky del Metropolis College de Nueva York, que ofrece, hipotéticamente, un mínimo de potencial.

Todo tiene su base en la manera en la que perfilamos o definamos la vida. Si los estándares clave son la flexibilidad para codificar información y la flexibilidad de estos portadores de información para auto-replicarse más rápido de lo que se desintegran, entonces las partículas monopolo hipotéticas enhebradas en cuerdas cósmicas - collares cósmicos - pueden escribir la premisa de la vida dentro de las estrellas, muy similar al tipo de ADN y ARN, la que da forma a la vida orgánica aquí en la Tierra.

 

"La información almacenada en el ARN (o ADN) codifica el mecanismo de autorreplicación", aclara Eugene Chudnovsky, coautor del trabajo.

 


Existencia de 'vida nuclear'

"Su aparición debe haber estado precedida por la formación masiva de secuencias de ARN aleatorias para formar una secuencia capaz de autorreplicarse. Creemos que sucedería un proceso similar con los collares en una estrella, lo que conduciría a un proceso constante de autorreplicación", comentan los autores.


Según el nuevo estudio, los collares cósmicos pueden formarse en una serie de transiciones de fase para romper la simetría. En la primera etapa aparecen los monopolos. En la segunda, las cuerdas cósmicas.

La humanidad aún tiene que detectar estas cuerdas cósmicas unidimensionales y las partículas elementales con un solo polo magnético que las crean (monopolos), pero el nuevo estudio postula que estas cuerdas cósmicas unidimensionales se podrían formar en estructuras unidimensionales, bidimensionales y tridimensionales, en gran parte del mundo, de la misma manera, los átomos se unen mediante enlaces químicos para formar moléculas orgánicas. Estas estructuras cósmicamente “complejas” eventualmente sobrevivirían el tiempo suficiente en el horno nuclear extremo en el corazón de una estrella para replicarse mientras aprovechan la energía de fusión, lo que, según la teoría, hace que la estrella se atenúe.

Dado que evolucionarían muy rápido, podrían encontrar una manera de explorar el cosmos más allá de su estrella, como lo hemos hecho nosotros”, continúa Chudnovsky. “Podían establecer comunicación y viajar entre estrellas. Tal vez deberíamos buscar su presencia en el espacio ".

Por ahora, los investigadores planean desarrollar simulaciones del comportamiento del collar cósmico en las estrellas para probar su teoría sobre la vida nuclear, al mismo tiempo que examinan estrellas como EPIC 249706694, que se atenúan de manera errática y sin explicación.

Se trata de una teoría extraordinaria y loca, pero no podemos negar que los conceptos de este tipo suelen ser un buen método para hacer nuevos descubrimientos. Puede que no nos lleve a esta extraña forma de vida pero, aunque no lo haga, puede ofrecernos una mayor comprensión de las cuerdas cósmicas y los monopolos.

"Es un pensamiento fascinante que el universo también pudiera estar lleno de vida inteligente tan diametralmente diferente a la nuestra que no reconocemos su existencia", concluye Chudnovsky.

También te puede interesar:

Referencia: Can Self-Replicating Species Flourish in the Interior of a Star? Luis A. Anchordoqui City University of New York Eugene M. Chudnovsky City University of New York Letters in High Energy Physics DOI: https://doi.org/10.31526/lhep.2020.166

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo