Una de las claves de la evolución humana: nuestro cerebro creció a la vez que conservamos un cráneo más joven

Un nuevo estudio ha comparado la evolución del cráneo en los homínidos.

Dos paleontólogos de la Universidad de Málaga han estudiado los cambios en el tamaño de partes del cráneo durante la evolución de homínidos actuales y extintos. En concreto, han comparado la evolución de varios especímenes en cuanto a su neurocráneo (la parte del cráneo que cubre el cerebro y el resto del encéfalo) y el esplacnocráneo (los huesos de la cara). Tras medir los cambios producidos en ambos módulos craneales, los resultados señalan una tendencia en el género Homo: el cerebro creció mientras que los huesos de la cara fueron conservando rasgos juveniles, una combinación única en el linaje humano. 

Cráneo humano

Comparación del desarrollo de los cráneos de humanos (A y B) y chimpancé (C y D). Pérez-Claros y Palmqvist 2022.

El desarrollo del cráneo

Durante la evolución humana se han dado (y se siguen dando) cambios y transformaciones en la forma y tamaño de las partes que componen nuestro cuerpo. A esto, grosso modo, se le conoce como heterocronía. Hay dos tipos de heterocronías: pedomorfosis (“forma de niño”) y peramorfosis (“más allá de la forma”). La pedomorfosis se da cuando un espécimen adulto tiene rasgos parecidos a la forma juvenil de su antepasado. Y, al contrario, la peramorfosis se refiere a un mayor desarrollo de la especie descendiente, lo que lleva a adultos con rasgos más exagerados. Estos cambios evolutivos en las especies humanas son un tema de debate entre paleontólogos desde hace años. 

Para seguir indagando en estos complejos cambios, Juan Antonio Pérez-Claros y Pablo Palmqvist han realizado una investigación que ofrece nuevos datos sobre la evolución del cráneo humano. El estudio ha sido publicado en la revista “PeerJ” y se trata de la continuación de unos trabajos iniciados en la Universidad de Málaga en 2015. En esta ocasión, los investigadores han sumado el análisis de otros cuatro cráneos de homínidos: Australopithecus anamensis, Australopithecus prometheus, Homo naledi y Homo longi. A estos especímenes se han unido otros ejemplares infantiles y juveniles de especies modernas de grandes simios con las que poder seguir comparando los cambios producidos. 

Un caso único en humanos

“Nuestros resultados muestran que los grandes simios y los humanos modernos comparten una alometría ontogenética negativa en el neurocráneo y una positiva en el esplacnocráneo, lo que nos permite interpretar las heterocronías craneales en términos de procesos de escalamiento ontogenético y transposiciones laterales”. 

Esto significa que el neurocráneo (la parte del cerebro) crece a menor velocidad que el resto del cráneo, mientras que los huesos de la cara crecen más rápido. Además, en el caso de los humanos, se cuentan transposiciones laterales durante nuestro desarrollo. Es decir: 

“La trayectoria del desarrollo en el género Homo se desplazó hacia un nuevo punto de comienzo, reteniendo en el adulto características de los cráneos infantiles de las especies ancestrales”. 

Esta “juvenilización” de las proporciones del cráneo en los humanos ha permitido un mayor desarrollo cerebral en nuestro linaje en comparación con las otras especies analizadas. 

Referencia: 

Pérez-Claros, J. A. y Palmqvist, P. 2022. Heterochronies and allometries in the evolution of the hominid cranium: a morphometric approach using classical anthropometric variables. PeerJ 10:e13991. DOI: 10.7717/peerj.13991.

Fran Navarro

Fran Navarro

Historiador y escritor (esto último solo lo digo yo). El destino me reservaba una carrera de ensueño en el mundo académico, pero yo soy más de divulgar, hacer vídeos y contenidos culturales para que mi madre se entere bien de lo que hablo. De entre las cosas menos importantes de la vida, los libros son lo más importante para mí. Y como no hay nada mejor que conocer bien un asunto para disfrutarlo al máximo, hice el máster de Documentos y Libros, Archivos y Bibliotecas. Para esto y todo lo demás tengo Twitter: @FNavarroBenitez.

Continúa leyendo